Aerolíneas

Iberia reestructurará Spanair para hacerla rentable si sale vencedora en la puja

Iberia centrará esfuerzos en reestructurar Spanair y hacer rentable la aerolínea si logra adjudicarse la filial de SAS. Su presidente, Fernando Conte, quiere que fructifique la unión de su participada Clickair y Vueling, en la que pretende ser accionista de referencia pero sin tener el control.

Pese a que SAS no ha dado pistas todavía sobre quién se alzará vencedor en la puja por su filial Spanair, Iberia ya tiene pensado qué papel va a jugar esta aerolínea dentro del grupo. El presidente de Iberia, Fernando Conte, explicó ayer en Barcelona que la primera medida que ejecutará si logra hacerse con la aerolínea es sanearla, alegando que Spanair 'lleva varios años de pérdidas consecutivas'. En su opinión, es 'importante reestructurar' para asegurar su viabilidad.

El presidente de Iberia no quiso dar más detalles sobre el proceso de venta de Spanair, alegando los acuerdos de confidencialidad firmados con el grupo sueco. Conte dijo que el proceso está en una fase preliminar, aunque se mostró confiado en que la operación se salde de forma 'positiva' para los intereses de Iberia.

Si la filial de SAS pasa a pertenecer a Iberia, la aerolínea que preside Fernando Conte se compromete a que Spanair cuente con una base de operaciones 'muy fuerte desde Barcelona' y a que ofrezca una presencia masiva de vuelos. Conte está convencido de que la operación beneficiaría al cliente, ya que supondría una mejora sustancial de la oferta 'en el mercado doméstico'.

Sobre los posibles problemas de competencia que podrían suponer la operación, Conte dijo que acatarán las decisiones que formule la Comisión Nacional de la Competencia.

El peso que tenga Iberia en la futura fusión entre su filial Clickair y Vueling también podrían acarrearle problemas. Iberia controla un 20% de Clickair en la actualidad, pero tiene el 80% de los derechos políticos de esta aerolínea. A la espera de cómo pueda quedar configurado el accionariado de la empresa resultante, Conte quiere que Iberia sea un 'accionista de referencia', aunque no 'queremos tener el control'. La unión Clickair-Vueling permitirá crear una empresa con sede en Barcelona con capacidad 'de plantar cara a los grandes del sector'.

El máximo ejecutivo de Iberia calificó de 'difícil y traumática' la situación que experimentaron las aerolíneas que operan en el mercado doméstico en 2007, con unas pérdidas cercanas a los 250 millones. A su parecer, la situación todavía empeorará por el alza del combustible. Asimismo, también percibe nuevas operaciones de concentración en el sector, tras unirse Delta y Northwest.

Conte adelantó que El Prat jugará un papel clave en los planes de la compañía en su plan director para 2009-2011. Prometió que Iberia y sus asociadas ofrecerán hasta 10 rutas nuevas a destinos intercontinentales 'principalmente hacia el oeste'. Ayer, dio una muestra de su apuesta por el Prat con la primera piedra de un hangar para reparar aviones de más de 100 pasajeros, incluido el A-380.

Cuentas segregadas y rentables para el AVE

El presidente de Iberia, Fernando Conte, es consciente que el tren de alta velocidad es un claro competidor para las aerolíneas que cubren la ruta Barcelona-Madrid, aunque todavía no es capaz de hacer balance sobre su impacto. La situación que se da ahora en este tramo entre distintos operadores 'es feroz y mortal'. Conte dijo que la competencia es buena, aunque se mostró preocupado porque sea una compañía estatal la que opere la ruta de alta velocidad por tren. En este sentido, dijo que es 'muy bueno' que el Estado se encargue de mantener las cuentas del AVE 'absolutamente segregadas y rentables', frente a unos competidores que son empresas privadas. 'No jugamos con los impuestos de los ciudadanos sino con nuestra propia cuenta de resultados'.