Entrevista

Caruana:"La supervisión debe mejorar"

Jaime Caruana, del FMI, cree que debe proseguir la mejora de la supervisión de los mercados financieros

Caruana:"La supervisión debe mejorar"
Caruana:"La supervisión debe mejorar"

Jaime Caruana llegó esta semana a las primeras páginas de muchos de los diarios de todo el mundo al decir que, de acuerdo con las estimaciones del FMI, el coste de la actual crisis para la banca podría estar cerca del billón de dólares. En una entrevista concedida a los medios económicos españoles, el director de asuntos monetarios y mercados de capitales del Fondo defendía la metodología de esos cálculos frente a quienes los ven demasiado pesimistas. 'Hemos utilizado el precio de mercado, y ya se sabe que los futuros, que son la única referencia que se encuentra, están descontando un escenario más duro y más difícil que el actual. Por ejemplo porque se esperan precios de las viviendas -en cuyas hipotecas se basan muchos de los activos americanos ahora en cuestión- más bajos que los actuales'.

Caruana no quita hierro a la crisis, y dice que, aunque empezó con las hipotecas subprime (de alto riesgo) de EE UU, ha pasado esa etapa inicial y ahora es más profunda. 'Todavía no ha acabado, los riesgos son importantes, el ajuste de los balances de las entidades financieras no es algo que se haga a mucha velocidad'. El que fuera gobernador del Banco de España explica que los bancos 'tienen que ganar confianza y eso lleva su tiempo'. De momento, la banca aún tiene problemas importantes: de acceso a la financiación, a la liquidez. 'Entre ellos todavía no se están prestando. Los mercados no están funcionando como lo hacían antes y ésa es una situación frágil y anormal', diagnostica. En concreto, explica que los mercados de cédulas y pagarés no están del todo cerrados, pero reclaman costes más elevados. 'Los mercados no están funcionando correctamente', reitera.

En parte, esta situación tensa en los mercados financieros está siendo mitigada por la acción de los bancos centrales, que están ofreciendo financiación y otros tipos de mercados de más corto plazo. Pero todo ello 'está cambiando la estructura y tiene implicaciones en cuanto al comportamiento que la banca pueda tener. Es decir, va a estar menos proclives a proporcionar créditos'.

A esta situación hay que sumar que, mirando a las perspectivas económicas, los economistas del FMI han concluido que la situación se complica. A Caruana no le queda más remedio que advertir que, además de la crisis que se inició con los créditos subprime, ahora se suma el ciclo económico, que se ha contagiado de la situación financiera en muy buena medida. 'Está añadiendo un elemento adicional de deterioro de activos por diversos caminos. Si sólo mirásemos a la crisis subprime, una buena parte del ajuste ya ha sucedido, pero ahora tenemos este factor que viene añadido y nos encontramos con que el periodo de ajuste puede ser más largo'.

Con este escenario y con la experiencia del extraordinario salvamento de Bear Stearns por parte de la Fed y JPMorgan hace menos de un mes, Caruana advierte a los participantes del mercado y a los Gobiernos que son necesarios planes de contingencia. 'En el caso de las entidades de crédito se trata de que tengan planes de capital y de acceso a fondos; buscar liquidez'. Las entidades tienen que reconstruir la base de capital, y obtenerlo puede ser que sea duro porque ahora el coste es elevado. 'Eso implica dilución y, por lo tanto, un coste directo para los accionistas'. En este sentido, Caruana explica que esta consecuencia es justa: 'Si hay un mal comportamiento de una entidad los accionistas y los administradores son los que tienen que sufrir', como en el caso de Bear Stearns.

'El supervisor tiene que saber cuáles son estos planes en los momentos en los que se pueda producir tensión'. Además, Caruana afirma que 'tiene que tratar de estar listo por si se necesita de su acción porque alguna de las entidades tenga alguna fragilidad'. Durante la conversación, Caruana no se refirió a la posibilidad de que otros bancos estén en circunstancias de recibir ayuda como ha pasado como Bear Stearns, pero señaló que la situación es difícil y que 'los planes de contingencia se tienen que poner en marcha o no en función de cómo se desarrolle la crisis'.

El ex gobernador del Banco de España rehusa comentar la situación concreta de la economía española y se remite a su declaración del jueves. Entonces comentó que el impacto para las entidades financieras vendrá, en todo caso, a través del efecto macroeconómico de la caída del precio de la vivienda. 'En la medida en que el crecimiento afecte al empleo se puede deteriorar la calidad de las hipotecas. La banca española está en buenas condiciones, incluso para esa segunda vuelta, pero todo depende de la intensidad de esa segunda vuelta, que depende de la intensidad del ciclo de la economía española'.

Caruana no quiso entrar a valorar la acción del Banco de España pero sí dijo unos días antes que la banca española está en una situación sólida para soportar esta primera parte de la crisis. En cualquier caso y a gran escala, Caruana afirma que, aunque la supervisión internacional existe, 'tiene que seguir aumentando y mejorando'.

No es comparable a la Gran Depresión

Al igual que Dominique Strauss-Khan, director gerente del FMI, Jaime Caruana rechaza comparar la crisis crediticia actual con la Gran Depresión sufrida por EE UU en los años treinta. 'Las diferencias son tan abismales y el mundo ha evolucionado tanto que prefiero no entrar en ello ... Lo que estamos diciendo es que esta crisis es importante, no sólo es bancaria, afecta a más entidades y está más distribuida. Está afectando a la macroeconomía y, por lo tanto, existe ahí ese círculo entre la economía y las finanzas. Es bastante especial'.

El propio Caruana admite que 'ha habido un fallo colectivo a la hora de valorar la cantidad de apalancamiento que se estaba acumulando en el sistema financiero, la cantidad de riesgos'. 'Todos tenemos que aprender una lección de este episodio y el primero', apunta, 'el propio mercado, que no ha sido capaz de entender la magnitud de lo que estaba pasando con él mismo. Es algo que suele pasar en procesos muy rápidos de innovación'. Adicionalmente, ha habido un fallo en la supervisión oficial, 'aunque en eso no se puede generalizar porque hay países que han estado en el centro del huracán pero otros que han capeado mejor el temporal'.