æscaron;ltima

La rica Stuttgart apuesta por los supermercados sociales

Se instalan en barrios deprimidos donde existe una falta alarmante de oferta comercial.

La rica Stuttgart apuesta por los supermercados sociales
La rica Stuttgart apuesta por los supermercados sociales

En la ciudad de Mercedes-Benz y de Porsche, en la rica Stuttgart, una cadena de supermercados sociales, lanzada a iniciativa de políticos y un organismo de reintegración social, está haciendo furor. Es Bonus-Märkten, gestionada por desempleados que trabajan por 1,5 euros la hora.

Son baratos -ni ganan ni pierden dinero-, impulsan barrios deprimidos y cumplen una función social para parte de su clientela: por ejemplo, para gente mayor que no puede ir en coche a los grandes centros comerciales. El mobiliario es regalo de la competencia (supermercados Lidl) y el personal son desempleados de larga duración (más de un año) que, en muchos casos, no son del sector.

Pero, el concepto no sólo marcha bien sino que se está expandiendo a gran velocidad. Ya hay 20 establecimientos en Stuttgart; hay previstos otros 10, y se registra una fuerte demanda de otros Estados para que se abran Bonus-Märkten. Asimismo, cada vez más iniciativas vecinales en Alemania que reclaman estos supermercados. Aunque sólo se establecen en barrios que lo precisan y en los que no hay otras tiendas cerca, pues uno de los pilares del concepto es no crear competencia. Si se encuentra una panadería cerca, no se vende pan, si existe ya un quiosco no se ofrece prensa.

Pero quizá uno de los aspectos más sorprendentes de la iniciativa es que haya surgido en una ciudad de lujo, líder en alta tecnología y en exportación de maquinaria, con empresas como Mercedes, Porsche, Bosch, Stihl y Kärcher. Stuttgart es una de las ciudades con mayor calidad de vida de Alemania, con poco paro (7%) y un elevadísimo porcentaje de trabajadores cualificados (la denominada clase creativa), del 50%, sólo superada por Fráncfort. Su poder adquisitivo por habitante alcanza los 20.218 euros anuales (13.431 en España en 2007).

Sin embargo, el proyecto de los supermercados sociales encaja, gusta y se acepta. Aunque como dice el periodista Bernd Dörries, de Stuttgart, 'tanto el mobiliario como algunos de sus empleados dan la impresión de que hayan vivido ya mucho'. Bonus es una filial de SBR gGmbH, una sociedad benefactora del Fondo Social Europeo y del Estado de Baden-Württemberg, cuyo objetivo es potenciar las aptitudes de personas con pocas posibilidades de desenvolverse en el mercado laboral. Forma y ocupa a jóvenes socialmente desaventajados y a desempleados de larga duración.

Para Manfred Kaul, máximo responsable de SBR, no es una cuestión de ciudad rica o ciudad pobre sino de calidad de vida. En Alemania se registra una fuerte tendencia hacia la centralización de los centros comerciales. Los pequeños negocios desaparecen porque no son rentables y la gente prefiere desplazarse a los grandes supermercados, de carácter lúdico, con grandes aparcamientos. Por eso, la clave de los Bonus-Märkten es establecerse en barrios que lo necesitan. Su objetivo es mejorar la calidad de vida de los vecinos. 'El criterio no es obtener beneficios económicos sino apostar por el bienestar social', afirma Kaul, quien está dispuesto a exportar su concepto a otros países europeos.

'Las tiendas son lugares ideales para recuperar competencias sociales sencillas', añade este pedagogo social. El 25% del personal encuentra posteriormente otro trabajo. 'Un alto porcentaje, teniendo en cuenta el punto de partida de este grupo de población'. Y añade que el mejor elogio es que le digan que son supermercados normales: limpios, buenos y baratos.