Aerolíneas

Vueling y Clickair inician negociaciones para su fusión

Los principales accionistas de Vueling, con José Manuel Lara al frente, y de Clickair, encabezados por la familia Serratosa, han iniciado las conversaciones formales para preparar la fusión entre las dos aerolíneas de bajo coste. El paso, que se enmarca en el proceso de reestructuración que vive el sector, tiene como objetivo crear la tercera aerolínea española y hacer frente a los grupos extranjeros que operan en este segmento del mercado.

Vueling y Clickair inician negociaciones para su fusión
Vueling y Clickair inician negociaciones para su fusión

Los dueños de las dos principales compañías españolas de bajos costes, Clickair y Vueling, alcanzaron el pasado viernes un preacuerdo para fusionar las dos empresas con el fin de evitar entre ellas la guerra de precios y convertirse en un referente rentable de este segmento del mercado en nuestro país.

Aunque diferentes fuentes del sector no han querido confirmar este extremo, el pasado viernes se produjo una importante reunión entre socios relevantes del capital de ambas compañías, con Lara y la familia Serratosa capitaneando el encuentro, en el que se redactó un memorándum con cuya firma oficial en los próximos días se darán por iniciadas las conversaciones formales para avanzar en la integración de ambas compañías.

Las dos partes ya habían reconocido en diferentes ocasiones la 'lógica' de una operación de estas características, toda vez que ambas compañías, cada una por separado, no tenían capacidad para enfrentarse a la dura competencia de las low cost europeas que han tomado los aeropuertos de Cataluña, y en especial el de El Prat de Barcelona, como principal base de operaciones.

Además, tanto Clickair como Vueling han procurado restarse mercado la una a la otra durante el año largo en que han competido. El resultado ha sido desastroso para ambas en el ejercicio de 2007: 62 millones de euros de pérdidas para Vueling y, al parecer, unos 102 millones en el caso de Clickair.

Fuentes de la plantilla de esta última compañía han asegurado que el inicio de las conversaciones para la fusión ha sido recibido con gran satisfacción por los trabajadores, que consideran la situación de disputa entre ambas empresas como 'un suicidio colectivo'. Los trabajadores de Clickair entienden que su competidora Vueling tiene una estructura de costes muy similar a la suya. Sin embargo, su flota de aviones es mucho más eficiente. Pese a que las dos están compuestas por Airbus 320, Clickair heredó todos sus aviones de Iberia y son de la primera generación de este modelo de aparatos del fabricante europeo.

Las fuentes citadas entienden que la aceleración del comienzo de las conversaciones de fusión tienen relación con el proceso de venta de Spanair, en el que Iberia está apostando muy fuerte, mientras que sus dos principales competidores, el fondo luso-canadienese Longstock y la compañía española Gadair, están perdiendo fuerza.

La unión de las dos compañías de bajo coste daría lugar a la creación de la tercera aerolínea española con 47 aviones y más de 10,7 millones de pasajeros. Además, permitiría reforzar el aeropuerto de El Prat como hub europeo.

Socios de referencia

Inversiones Hemisferio, vehículo inversor de la familia Lara, propietaria de la editorial Planeta, posee el 26,8% y es el accionista de referencia de Vueling tras la salida de los fondos de inversión que participaron en la colocación en Bolsa de la sociedad y del inicial equipo gestor. En Clickair se reparten a partes iguales el capital Iberia, el fondo de capital riesgo Quercus (vinculado a los fundadores del grupo alimentario Agrolimen), Nefinsa (holding inversor de la familia Serratosa), Iberostar, que preside el empresario Miguel Fluxá, y la constructora ACS.

El escenario que se perfila supondría la salida de Iberia del accionariado de Clickair para facilitar la fusión con Vueling. El nuevo grupo podría optar a hacerse con algunas de las rutas de las que tuviera que desprenderse Iberia si finalmente, junto con Gestair, se hiciera con el control de Spanair.

Cielos abiertos

Ayer entró en vigor el acuerdo de cielos abiertos entre la UE y EE UU. La Comisión prevé que, gracias al aumento de la competencia, los precios de los vuelos entre las dos orillas del Atlántico bajen y se genere un ahorro de 12.000 millones de euros en cinco años.

La oferta de Iberia por Spanair avanza

Pese a la escasa transparencia informativa y la ceremonia de la confusión que han protagonizado el fondo Longstock y su ya ex socio Gadair, el proceso de venta de Spanair sigue su marcha de forma inexorable. Iberia recibió el pasado 21 de marzo información por parte de SAS de que su oferta había pasado la primera criba y que cumplía con todos los requisitos para seguir en la puja. Por su parte, fuentes de Gadair, que ahora puja en solitario por Spanair, han indicado que todavía están buscando financiación para armar su oferta. Longstock afirma que puja en solitario por la aerolínea de SAS y que su oferta es de 450 millones de euros, muy superior, según el fondo luso-canadiense, que la de Iberia, que 'ofrece 300 millones', aunque también asumiría deuda. Iberia sólo confirma que sigue en la puja. La compañía tiene poderosas razones para comprar Spanair. Además de obtener el dominio sobre la barcelonesa T-Sur (que se sumaría al que ya tiene de la madrileña T-4), heredaría un potencial de casi 10 millones de clientes (los que Spanair transportó el año pasado) que supone añadir un 50% más de negocio a la aerolínea. Además, le permitiría liberar aviones y efectivos que están siendo utilizados en el corto y medio radio para dirigirlos hacia su expansión del largo recorrido. Spanair se convertiría en la compañía europea del grupo Iberia, mientras que la matriz buscaría aumentar más su mercado en Latinoamérica y Estados Unidos.