5d Inversión

Refugios con gancho hasta que amaine la crisis

Depósitos, bonos soberanos y fondos que inviertan en esos activos son productos aconsejados en tiempo de crisis, pero en la Bolsa también quedan opciones para invertir con un horizonte de largo plazo.

Con todos los grandes índices bursátiles mundiales acumulando pérdidas y con la incertidumbre planeando para los próximos meses, los inversores no cuentan con un fácil panorama a la hora de invertir. El primer trimestre del año ha sido el más turbulento en mucho tiempo y la Bolsa, destino tradicional de la inversión, ofrece volatilidad en grandes cantidades.

Pero si en algo han mejorado los mercados es que cada día son más sofisticados. Existen productos para cada ocasión, que tal vez no den altas rentabilidades pero que sí son un refugio frente al riesgo. æpermil;ste es un aspecto que destacan aquellos expertos que se muestran menos proclives a la inversión bursátil.

En esta línea se manifiesta Luis Regalado, director de banca privada de Banco Madrid. æpermil;l no cree que la situación vaya a despejarse rápidamente, al menos hasta que se conozcan los resultados empresariales del primer trimestre o primer semestre de este año. Basa esta opinión en tres puntos: la crisis de solvencia de sistema financiero, su efecto en la economía real y en otras compañías y las dudas sobre los resultados de la banca, sector que tiene un fuerte peso en todos los índices bursátiles. En este contexto, señala que el dinero está saliendo de Bolsa hacia otros activos como depósitos, bonos soberanos o productos estructurados.

Desde BNP Paribas se indica que las incertidumbres para la renta variable son elevadas a corto plazo, aunque sus expertos creen que las cotizaciones están descontado el flujo de malas noticias. Por ello, desde este banco se aconseja aprovechar las caídas de las valoraciones para formar carteras en empresas defensivas como farmacia y energía. Sus preferencias se centran en el mercado de Estados Unidos y con más prudencia no descartan los de la zona euro. En cualquier caso, añaden que lo mejor son las grandes empresas.

Algunas de esas líneas de actuación son válidas para los que sigan prefiriendo las Bolsas más próximas, como las europeas y la española, en las que gestores y analistas ven oportunidades para inversores cuyo objetivo no sea la obtención de rentabilidades significativas en los próximos meses. En fondos, también reina la prudencia. Y algunas entidades, como BNP, apuesta además por los productos que invierten en algunas materias primas como complemento de carteras.

Bancos

Con el temor que despierta el sector bancario europeo y de EE UU de fondo, otra idea compartida por los expertos es que la banca española tiene poco que ver. Los que más gustan son los dos grandes: Santander y BBVA. Destacan que no están implicados en la crisis de las subprime, su diversificación geográfica y que pueden ser compradores de entidades más débiles.

Depósitos

Colocar el dinero en depósitos bien remunerados es la inversión favorita de algunos expertos que están infraponderados en Bolsa. Evitan el riesgo y permiten tener liquidez cuando las gangas sin grandes riesgos afloren a los mercados. Regalado añade que es mejor diversificar y tenerlos en diversas entidades. Aconseja, asimismo, los depósitos estructurados.

Bolsa española. Telefónica, la preferida, y Técnicas Reunidas, al alza

Grandes compañías defensivas, empresas diversificadas y saneadas, que ofrezcan una elevada rentabilidad por dividendo son las pautas de selección de valores más citadas por los expertos después de un difícil trimestre en Bolsa. Telefónica aparece en todas las listas y Técnicas Reunidas es una estrella ascendente.

Otro consejo que se repite, y más de cara a los inversores de perfil medio -ni muy audaces ni demasiado expertos-, es que si optan ahora por la renta variable deben plantearse un horizonte a largo plazo. La volatilidad seguirá y afectará a todos: desde los valores de excelente cartel a los no tan buenos.

Este es un criterio de inversión citado por Iván Díez, analista de Capital at Work, que destaca que las acciones de una compañía tienden a evolucionar a largo plazo en línea con su rentabilidad como empresa. Añade que de la Bolsa española las que mejor cumplen con esos requisitos son: Mapfre, Técnicas Reunidas, Tubacex, BBVA, Inditex, Grifols, Telefónica y Ebro Puleva.

Alberto Espelosín, director de análisis de Ibercaja, aconseja tomar posiciones en Telefónica, BBVA y Santander porque dan una rentabilidad por dividendo superior al 5%. Además, le parecen atractivas Acerinox, Cintra y EADS.

Dado que las valoraciones que la Bolsa da a muchas empresas están en mínimos de varios años, David González, gestor de patrimonios de Banca del Gottardo, cree que es un buen momento para hacer una cartera a medio plazo. Además de la teleoperadora y los dos grandes bancos, cita a FCC, ACS, Acciona, Grifols, Inditex, Iberdrola y Técnicas Reunidas.

Si la empresa que preside César Alierta es el líder indiscutible -figura también como favorita de Urquijo, Gesconsult, Consulnor, Ahorro Corporación y otras sociedades de Bolsa-, hay otras conclusiones. Los expertos no rehuyen las constructoras con más peso en infraestructuras y les gusta valores medianos como Grifols y Técnicas Reunidas, que se beneficia de las fuertes inversiones en petroquímica.

Europa. Farmacia, energía y 'telecos', valores más recomendados

La euforia no es el sentimiento dominante, pero los expertos sí creen que algunos valores europeos son un buen destino para el ahorro. Farmacéuticas, energéticas, algunas industriales e, incluso, empresas muy unidas al consumo forman parte de las carteras recomendadas.

Desde Urquijo se opta por grandes compañías, miembros del Euro Stoxx, en una cartera que tiene como objetivo sortear la crisis y en la que sólo hay un valor español. Está compuesta por valores con elevada capitalización bursátil, con potencial de crecimiento y que consideran defensivos. De farmacia, eligen Sanofi-Aventis, por su escaso endeudamiento y capacidad para generar caja de forma sostenible. En energía, prefieren Eni y Total, y de tecnología, se decantan por Nokia. Incluyen en su cartera la empresa LVMH, tercer grupo mundial de la industria del lujo, por la solidez de sus márgenes y marcas.

Alberto Espelosín, de Ibercaja, del mercado europeo nombra dos entidades financieras, Unicredito y BNP, a Deutsche Telekom, Michelin, Ericsson y Veolia.

Entre las recomendaciones de Ahorro Corporación están también Deutsche Telekom y Sanofi-Aventis, pero agrega France Télécom y dos empresas de consumo no cíclico: Unilever y Danone.

Para Iván Díez, de Capital at Work, Europa tiene más atractivo que España al contar con grupos industriales con más exposición a los mercados globales y con una sólida situación financiera. Cita Schneider, Siemens, Vinci, Lafarge, Arcelor, Eon Adidas y LVMH.

Consumo estable

En su último informe sobre el viejo continente, Citi se pronuncia a favor de alimentación y bebidas, telecomunicaciones, tecnología y utilities (empresas de servicios públicos), mientras sus expertos se muestran más negativos con automóviles, distribución y viajes. No obstante, en general consideran que el riesgo de reducción de los beneficios permanece.

En la cartera recomendada por Consulnor aparecen empresas unidas al consumo estable como Nestlé y Carrefour. Por su perfil de valor defensivo eligen Bayer y Saint Gobain por su elevada diversificación.

Otras bolsas. Mercados más lejanos, sólo para diversificar carteras

Las fórmulas recomendadas son las mismas en todos los mercados bursátiles: sólo se debería comprar con una meta de medio o largo plazo. Si las opciones elegidas son los países emergentes, un inversor español medio únicamente debería entrar como complemento de carteras y a través de fondos.

Pese a la crisis financiera, las Bolsas de EE UU se han comportado mejor en lo que va de año que los índices europeos más relevantes. Algunos analistas se muestran más positivos con los mercados del otro lado del Atlántico y resaltan las ventajas que ahora da comprar en dólares para un inversor del área euro, aunque hay que tener en cuenta que cuando se invierte en otra divisa se incurre en un riesgo adicional.

Efecto dólar

'Los mercados de renta variable estadounidense deberían preferirse frente a los europeos', señala un informe de estrategia de BNP Paribas. Argumentan su opinión en el apoyo que la economía y las empresas están recibiendo de la política monetaria seguida por la Reserva Federal. 'La diferencia de tipos con el área euro seguirá jugando a favor de los Estados Unidos', se afirma.

También Alberto Espelosín, de Ibercaja Gestión, afirma que con un euro a 1,57 dólares sobrepondera el mercado de Estados Unidos. Respecto a otras Bolsas afirma que le gusta Asia, pero mejor Corea y Taiwán que China. Añade que reduciría posiciones en América Latina, especialmente en Brasil.

Los estrategas de Citi prefieren Rusia -que se beneficia con fuerza de los elevados precios de los hidrocarburos- y Turquía, países que consideran más atractivos que Asia, América Latina y otros emergentes. Rusia es, asimismo, citada en el informe de BNP Paribas, en el que se nombra otro aspecto positivo: de los emergentes es el menos expuesto a EE UU.

En opinión del banco francés, los emergentes continúan ofreciendo buenas oportunidades. 'Brasil permanece como una de nuestras apuestas preferidas. La economía es sólida y está apoyada por una fuerte demanda doméstica. Además, en general, las valoraciones siguen encontrándose entre las más bajas', concluyen.

Fondos. Los expertos aconsejan los de renta fija

Los fondos de renta variable que tantas alegrías dieron en años anteriores dan paso a los de renta fija. La cautela es el lema, especialmente para el inversor medio. Aunque hoy por hoy los fondos posicionados en materias primas lideran los ranking de rentabilidad, los expertos sólo los recomiendan como complemento de carteras.

'Algunos de los más aconsejables son los que invierten en renta fija soberana de diversos países, incluidos los emergentes. Ahora hay más oportunidades que hace años y el riesgo está más aquilatado', señala Ramón Pereira, director de la gestora Franklin Templeton, y cita el fondo Templeton Global Bond que se encuentra en esa categoría. Afirma que estos fondos son aconsejables para una cartera bien estructurada, tanto si el horizonte económico es optimista como si es más pesimista. Pereira manifiesta que el complemento a ese tipo de activos se debe fijar en función del perfil del cliente, pero que los fondos de dinero son los más idóneos para los conservadores. Y, a corto plazo, mejor huir de la renta fija privada.

En una línea similar se pronuncia Víctor Alvargonzález, director de Profim. Aunque afirma que es una recomendación que mantiene desde hace meses, cree que la actual situación aconseja fondos que invierten en renta fija de Estados Unidos -con el riesgo por la divisa cubierto- y los que lo hacen en renta fija europea. Basa este consejo en la idea de que la Fed seguirá bajando los tipos de interés y que el BCE en algún momento se unirá a esa política.

No obstante, deberán ser fondos que inviertan en deuda pública de alta calidad, con vencimientos de dos o más años. Por el momento, Alvargonzález no cree conveniente entrar en deuda corporativa, por el contagio que sufre de las Bolsas.

Un tercer tipo de producto que el director de Profim cita para un cliente medio son los fondos que gestionan la volatilidad de los mercados, que están dado en el año rentabilidades del 10%.

Sin embargo, Alvargonzález estima que una buena base de una cartera equilibrada debería estar formada por fondos monetarios, que pueden no superar la rentabilidad de los depósitos, pero que cuentan con más ventajas fiscales. Concluye que es mejor esperar antes que optar por los que son puramente de renta variable.

Luis Regalado, de Banco Madrid, que se muestra muy a favor de los productos estructurados, que ahora se ofrecen tanto en la banca privada como en la banca personal de cualquier entidad financiera. Respecto a fondos, se decanta por los de gestión alternativa o hedge funds, ya que se puede elegir a los gestores que lo han hecho bien en los últimos meses en los que ya arreciaba la tormenta. Para inversores más activos, los ETF inversos.