Inmobiliario

El acuerdo para la venta de Colonial a Dubai fracasa

'No se han cumplido las condiciones', informó a las 21 horas de ayer Investment Corporation of Dubai (ICD). Minutos más tarde, los principales accionistas de Colonial, Luis Portillo y el grupo Nozar, indicaban que el acuerdo quedaba 'sin efecto'. El fondo dubaití no ha logrado en el plazo esperado (hasta ayer) un acuerdo con la banca para comprar Colonial, condición necesaria para que la operación entrara en vigor.

El acuerdo para la venta de Colonial a Dubai fracasa
El acuerdo para la venta de Colonial a Dubai fracasa

No obstante, Investment Corporation of Dubai (ICD) informó en su comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que si 'existiera alguna posibilidad más allá de los términos previstos en el hecho relevante del 11 de marzo de 2008 de alcanzar un acuerdo en relación con Colonial, ICD consideraría dicha posibilidad y así lo comunicará oportunamente al mercado'. Pero tras los comunicados enviados ayer tanto por ICD como por los principales accionistas de Colonial, Luis Portillo y el grupo Nozar, la impresión es que no habrá oferta dubaití por la inmobiliaria española.

La compra de Colonial por parte del fondo de Dubai estaba sujeta a que ICD lograra alcanzar un acuerdo con las entidades financieras que han prestado cerca de 7.000 millones a Colonial sobre su refinanciación. 'A la hora de registro de la presente comunicación el comunicado fue publicado en la CNMV a las 21 horas no se han cumplido las condiciones de entrada en vigor del contrato de compraventa del 11 de marzo de 2008 por lo que el mismo no ha entrado en vigor', informó el fondo de Dubai. 'A pesar de los esfuerzos desplegados al efecto por los accionistas (...) el acuerdo queda sin efecto', informaron en un comunicado posterior Portillo y Nozar en el que añadieron que 'ni existen expectativas' de que el acuerdo entre ICD y la banca 'se alcance'. Los dos empresarios españoles indicaron que continúan 'analizando otras alternativas que puedan concluir a la obtención de soluciones satisfactorias para Colonial y el resto de sus accionistas'.

El acuerdo de opa comunicado el pasado día 11 estaba sujeto a numerosas condiciones, la mayoría relativas a acuerdos con entidades financieras. Los bancos de las que dependía el acuerdo son, por una parte, Goldman Sachs, Eurohypo, Calyon y Royal Bank of Scotland, entidades que gestionan un préstamo de más de 7.000 millones a Colonial. Y bancos españoles que han financiado la compra de acciones por parte de los principales accionistas de la inmobiliaria y otros que son acreedores de la empresa.

COLONIAL 9,09 -1,09%

El mercado pareció ayer desconfiar de la operación, la inmobiliaria española cayó en Bolsa un 3,77% cerrando a 1,02 euros por acción.

La oferta dubaití por Colonial contemplaba la división de la compañía en dos. La propuesta comunicada el pasado día 11 de este mes se basa en una oferta de 1,19 euros por acción únicamente por el negocio patrimonial de Colonial (valorado en más de 9.000 millones de euros); además el vendedor de títulos recibiría acciones de una nueva sociedad que retendría el negocio promotor y de suelo de la empresa (valorado en 2.000 millones).

La inmobiliaria decidió cerrar sus libros a GE que había mostrado anteriormente interés por adquirir la compañía, y abrirlos al fondo dubaití, que comunicó su primera oferta el día 27 de febrero que decepcionó al mercado.

Los comunicados de ayer de ICD y de Portillo y Nozar son todavía más decepcionantes; la puerta que dejan abierta a una opa parece cerrarse.

El juez rechaza la solicitud de concurso contra Nozar

La solicitud de entrada en concurso presentada el pasado día 7 de este mes contra el grupo Nozar por la empresa Avalatransa no ha sido admitida por el juez. En una diligencia a la que ha tenido acceso CincoDías, el juez argumenta su decisión de no admitir a trámite dicha solicitud recordando los condicionantes que deben cumplirse para ello. Y señala que en este caso se trata de un 'proceso deficientemente instado' en el que Avalatransa 'no ha logrado acreditar, pese a que le incumbía, la concurrencia de los requisitos y presupuestos reiteradamente alegados en estos razonamientos jurídicos'.

Avalatransa reclamó el pago de 312.622 euros ante el juzgado de lo mercantil número dos el día 7 y el día 13 de este mes presentó ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid dos demandas adicionales de solicitud de concurso, en las que acusaba a la empresa de pérdidas de 278 millones de euros, según informó Efe. Esta ampliación de la demanda también ha sido desestimada.

La iniciativa de Avalatransa no sólo arrojó dudas sobre la solvencia de Nozar sino que también pesó sobre el valor en Bolsa de las empresas en las que el grupo participa como accionista (Colonia, Astroc y Aisa). La compañía de la familia Nozaleda aseguró que era completamente 'incoherente' y advirtió que se reservaba la posibilidad de emprender acciones legales contra Avalatransa. Nozar aseguró que había tenido conocimiento de este hecho 'por los medios de comunicación'. Este diario ha tratado en las últimas semanas de recibir una explicación por parte de Avalatransa, sin obtener respuesta.

Las condiciones comunicadas de las que dependía la operación

Por parte de los vendedores: debían alcanzar un acuerdo satisfactorio con las entidades financieras y otros terceros que sean titulares de cualquier derecho sobre las acciones a la venta y que éstos se adhirieran al acuerdo de venta.

Por parte del comprador: debían lograr un acuerdo vinculante con entidades financieras sobre la refinanciación de la deuda del grupo Colonial.

Por parte de ambos: tenían que otorgar una garantía bancaria en relación con determinadas obligaciones que asumían por virtud del acuerdo alcanzado.

Por parte del consejo de administración: debía aprobar la operación; el consejo de Colonial dio su visto bueno a la venta el martes.

Para el cierre de la operación: las anteriores condiciones, comunicadas a la CNMV, se refieren a la entrada en vigor del acuerdo. Para su cierre se tenía que cumplir, además, entre otras condiciones, obtener autorización de las autoridades de competencia y autorización para la cotización de la nueva sociedad que se crearía al dividir Colonial en dos.