Rebote en los mercados

Medidas de emergencia para evitar el colapso financiero

Los analistas aplauden a la Fed pero esperan actuaciones adicionales.

La crisis subprime no acaba de resolverse pese al empeño de la Reserva Federal. Recortes de tipos agresivos, inyecciones de liquidez, actuaciones de emergencia, medidas nunca vistas e incluso el rescate de Bear Stearns han llenado su agenda en los últimos meses. El objetivo parece claro: evitar a toda costa el colapso del sistema financiero. Los expertos aplauden la determinación de la autoridad monetaria, pero consideran que la situación requiere medidas adicionales que atajen la raíz del problema.

La persistente tensión en el mercado monetario, la debilidad de la Bolsa y la enorme desconfianza que aún genera el sector financiero evidencian que la situación está lejos de normalizarse. 'El problema sigue presente. Las medidas son necesarias y positivas pero el proceso va a continuar. Aún tienen que salir a la luz los activos sin valor y llevará tiempo. Nadie sabe cuánto', explica Nuria García Manteca, analista macro de Ahorro Corporación.

Las actuaciones de la Reserva Federal no atajarán el problema de manera inmediata, aseguran los expertos, aunque sí son clave para evitar un contagio sistémico y sentar las bases que faciliten la recuperación.

'Hasta ahora los recortes de tipos de interés no están teniendo los efectos deseados. No se están reflejando en los tipos de interés a largo plazo como en otras ocasiones pero acabarán ayudando. La posibilidad de que tengan éxito son altas', explica John Ip, economista de Morley Fund Management.

La Reserva Federal no se ha quedado de brazos cruzados. Una vez visto que los recortes de tipos de interés y las inyecciones de capital no eran suficientes ha ido más allá. Recientemente ha aprobado medidas extraordinarias como la concesión de préstamos con activos hipotecarios como aval o la apertura de la ventana de descuento a entidades no reguladas. 'Es mucho más importante que la bajada de tipos porque permitirá que bancos de inversión que no captan depósitos como Lehman Brothers o Goldman Sachs se puedan ir a financiar a la Fed. Se está intentando evitar que se repitan los problemas de Bear Stearns', explica Joaquín Casasús, socio director de Abante.

Mal tienen que estar las cosas cuando la Reserva Federal se ha mostrado dispuesta a hacer todo lo necesario, incluso a asumir en sus propios libros los riesgos de activos vinculados a hipotecas subprime. 'No hay límite al dinero que pueda inyectar y su solvencia está garantizada por la capacidad de aumentar impuestos del Gobierno de EE UU', apunta con esperanza Simon Ward, economista de New Star.

La gran pregunta en la mente de muchos es saber si estas medidas surtirán el efecto deseado y terminarán reflejándose en Bolsa. No hay garantías. De momento, la Reserva Federal no ha parado de actuar de forma agresiva desde agosto y la crisis continúa. Una situación que lleva a muchos expertos a comentar que todavía se requieren actuaciones adicionales, en concreto un apoyo más decisivo del Gobierno de EE UU que ayude a atajar la raíz del problema, es decir, que contribuya a resolver la caída del mercado hipotecario y los problemas de endeudamiento de muchas familias. 'Mientras no se solucione el problema de fondo, no se va a resolver el problema de los activos vinculados', añade Nuria García Manteca.

El gobierno de Bush ya ha aprobado rebajas fiscales pero se esperan nuevas actuaciones que ayuden al sector inmobiliario. 'Medidas que vayan al origen del problema todavía serían más efectivas. Pueden hacer cambiar un poco el sentimiento y ayudar a marcar una inflexión en los mercados. En una situación de fuerte sobreventa se puede ver un rally importante', comenta Urquijo Gestión.

Pueden ser cuestión de semanas o meses. Nadie lo sabe. Lo único claro para los expertos es que, hasta que no se conozcan todas las pérdidas vinculadas a la crisis subprime, el mercado no empezará a respirar de verdad. Lehman Brothers y Goldman dieron ayer un atisbo de esperanza, la suficiente para recordar lo que dijo Standard & Poor's hace unos días cuando comentó que el fondo ya está cerca.