Tormenta en los mercados

El oro alcanza el máximo de 1.032,7 dólares durante la sesión

Las numerosas incertidumbres que planean sobre los mercados han acentuado el miedo y la búsqueda de activos sin riesgo por parte de los inversores. Una tendencia que continúa apuntalando la racha alcista del oro, activo que encadena un máximo tras otro y acumula ya una revalorización del 20% en lo que va de ejercicio.

El nerviosismo que generó ayer la última actuación de emergencia de la Reserva Federal volvió a avivar esta tendencia. Los inversores, una vez más, se abalanzaron a la compra de oro y el metal precioso llegó a marcar máximo de 1.032,7 dólares en la sesión. Con el paso de las horas, no obstante, las ganancias se mitigaron. Muchos operadores aprovecharon para tomar beneficios y en un momento dado el oro llegó a entrar en terreno negativo, aunque al cierre concluyó con un alza del 0,25% que situó el precio de la onza en 1.005,50 dólares.

Muchos inversores apuestan por el oro, atraídos por su cualidad de refugio en un momento complejo como el actual. Unas compras que también se han visto aceleradas por la debilidad del dólar, moneda que generalmente evoluciona a la inversa que la cotización del metal.

La fuerte caída del precio del petróleo ayer también frenó las compras de algunos inversores que apuestan por el oro como un refugio contra la inflación. Por otra parte, otros advierten que la fortaleza del metal precioso se puede ver truncada en el corto si el dólar recupera terreno.