Fondos

Gestión de sectores

Los fondos son uno de los vehículos que mejor permiten gestionar la inversión por sectores.

Los fondos de inversión son uno de los mejores instrumentos para exponerse a sectores de mercado determinados. Existen sin duda otros instrumentos como ETF (los llamados Fondos Cotizados en España) o futuros, pero carecen de las ventajas fiscales y de disponibilidad operativa de los fondos.

Actualmente existen un gran número de opciones en fondos de inversión sectoriales, gracias en gran medida a la profusión de productos registrados de gestoras de fondos internacionales. Se tratan de unos productos potencialmente muy atractivos, ya que la variabilidad en su comportamiento con respecto a los índices bursátiles generales y entre ellos mismos es muy destacada. Esto significa entre otras cosas que si acertamos podemos estar obteniendo jugosas ganancias mientras los mercados bursátiles en general caen o se debaten sin pena ni gloria como en las últimas semanas.

Carteras diversificadas

Otra importante consecuencia es que se convierten en excelentes instrumentos para construir carteras dinámicas y realmente diversificadas. Uno de los principales objetivos a la hora de construir carteras o cestas es disponer de activos en las mismas que no tengan ninguna correlación entre ellos o que la correlación sea negativa, es decir, que tiendan a comportarse en direcciones opuestas. Los instrumentos financieros sectoriales, incluyendo los fondos, precisamente son capaces de proporcionar eso.

A modo de ejemplo sencillo nos encontramos que la rentabilidad media de los fondos registrados a la venta en España, pertenecientes a la categoría Lipper Renta Variable Sector Oro & Metales Preciosos, se eleva a cerca del 16% desde junio del año pasado, mientras que los fondos, pertenecientes al sector Banca & Otras Finanzas, se apuntan una abultada pérdida media cercana al 29%. De similar manera, los fondos pertenecientes al sector de Recursos Naturales (donde la energía es componente principal) apenas pierden durante estos ocho últimos difíciles meses y siguen acumulando excelentes rentabilidades si tomamos periodos de varios años, mientras que los fondos del sector inmobiliario europeo por ejemplo se hunden con una minusvalía media cercana al 23%.

Análisis estadísticos más sofisticados ponen de relieve la nula o inversa correlación y los beneficios a la hora de incluir estos productos en una cartera de inversión global ampliamente diversificada. Quedando claros los beneficios muchos inversores se preguntarán cómo elegir fondos sectoriales. La clave estaría lógicamente en seleccionar fondos dentro de aquellos sectores que vayan a tener un comportamiento más destacado en el futuro pero es aquí precisamente donde encontramos un serio problema.

De entre todas las áreas de gestión activa que buscan obtener comportamientos destacados, como la selección de valores concretos diferentes a un índice pasivo de referencia, la distribución entre los principales tipos de activo según las circunstancias de mercado en cada momento o la exposición a diferentes divisas, posiblemente sea la gestión de sectores una de las más complicadas a la hora de acertar. Indudablemente, existen teorías acerca de los ciclos macroeconómicos y su efecto en los diferentes sectores de mercado. De hecho, hay abundante análisis econométrico y estadístico que busca relaciones entre indicadores macro y de mercado con respecto a los diferentes índices sectoriales, con el objeto de sacar conclusiones en cuanto al posible comportamiento de estos en diferentes periodos y ciclos. Si bien es posible obtener unas ideas generales, el gran problema (que es extensible a otras decisiones de inversión) es acertar con el momento o timing, que dicen los anglosajones, adecuado de entrada y salida.

Acertar en el tiempo

Son varios los analistas que venían siendo negativos con respecto al sector inmobiliario y en algún caso lo extendían al sector financiero. El problema es que decisiones de infraponderarlo o eliminarlo completamente de las carteras en el año 2004 significó perderse una fuente de rentabilidad muy importante durante más de dos años. Otras veces el problema es inverso y consiste en adelantarse en exceso al comportamiento positivo de un sector, lo que nos deja con rentabilidades deprimentes en el mejor de los casos, hasta que el sector termina tirando hacia arriba.

Prueba de la dificultad y las contradicciones que a veces se encuentran, las identificamos en las encuesta de distribución de activos entre gestores, como la que realizan Lipper y Reuters por ejemplo.

El sector financiero ha venido siendo uno de los grandes favoritos de los gestores durante 2006 y buena parte del 2007 con algo más del 70% del panel tradicionalmente sobreponderado en este sector.

Otra de las claves se podrían encontrar en un elemento muy utilizado en el lenguaje de los mercados financieros y observado en las series históricas de datos y que es el momentum. Ello se definiría como una especie de inercia que se observa en la tendencia de los precios o también en la volatilidad o dispersión de los mismos.

Análisis: Algunos grupos a seguir

Si estamos en la línea que va progresivamente imponiéndose de que EE UU está entrando en recesión y que la desaceleración global será cuanto menos fuerte, un sector que pudiera ser interesante es el de los bienes de consumo y servicios no cíclicos.

Sin embargo, su comportamiento no ha sido especialmente destacado desde junio, lo que pone de relieve la dificultad de acertar con las decisiones sectoriales. Los elevados precios de las materias primas agrícolas han jugado en su contra.

Otro interesante sector es telecomunicaciones. Ha sido una de las grandes decepciones, pero los gestores siguen situándole entre sus favoritos.