_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Negociación colectiva en 2007

Con los datos de los convenios colectivos registrados hasta el 28 de febrero del presente año la negociación colectiva en 2007 abarca a casi 5.500 convenios, que afectan a más de un 1,1 millones de empresas y cerca de 9,4 millones de trabajadores. Estos datos, que son provisionales ya que no serán definitivos hasta el 31 de mayo de 2009, puesto que todavía pueden firmarse numerosos convenios con efectos económicos en 2007, son inferiores a los resultados más completos de 2006 y a los definitivos de 2005, que suponen en torno a 5.800 convenios y cubren a alrededor de un 1,4 millones de empresas y casi 11 millones de trabajadores.

En cualquier caso, la negociación colectiva de 2007 mantiene algunas de las características de la negociación de años anteriores, entre las que destacan el reducido número de trabajadores por empresa, 8,2, debido al predominio en la estructura productiva española de las pequeñas y medianas empresas. Esta ratio se eleva a casi 300 en los convenios de empresa y se reduce hasta prácticamente siete en los convenios sectoriales, lo que significa que el tamaño de las empresas con convenio propio es muy superior al de las empresas con convenio sectorial.

Asimismo, la estructura de la negociación colectiva se sigue caracterizando por el escaso porcentaje de trabajadores cubiertos por los convenios de empresa, en torno al 11%, pese a que el porcentaje de convenios de este tipo supera las tres cuartas partes de los convenios suscritos, lo que se explica por el creciente y elevado número de trabajadores por convenio en los de ámbito superior al de la empresa, cercano a 7.500, cuando en el caso de los convenios de empresa apenas se superan los 300.

Los convenios sectoriales provinciales siguen siendo los predominantes en cuanto a trabajadores cubiertos, con algo más del 52%

También dentro de los convenios de ámbito supraempresarial se mantienen en 2007 los rasgos de años anteriores. En concreto, los convenios sectoriales provinciales siguen siendo los predominantes en cuanto a trabajadores cubiertos, con algo más del 52% de todos los trabajadores con convenio, seguidos de los nacionales, con casi el 30%, y los autonómicos, con menos del 8%, mientras que el porcentaje de trabajadores afectados por los convenios de grupo de empresa y por los convenios locales-comarcales e interautonómicos (que afectan a provincias de más de una comunidad autónoma) se mantiene muy reducido.

Aunque persisten las tendencias de los años anteriores, en 2007 se constata lo que puede estar condicionado por la provisionalidad de las cifras, un incremento del peso relativo de los trabajadores con convenios sectoriales nacionales en detrimento del correspondiente a los convenios autonómicos.

En lo que respecta al salario pactado en los convenios colectivos, en 2007 el incremento ha ascendido al 4%, cifra superior en cuatro décimas a la de 2006, pero igual a la de 2005. El aumento salarial acordado en la negociación colectiva es, como ha ocurrido históricamente, inferior en los convenios de empresa (3,5%) que en los convenios de ámbito superior (4,1%). Dentro de estos últimos, corresponden mayores incrementos salariales a los convenios provinciales (4,2%) que a los nacionales y de grupo de empresa (4% en los dos casos), mientras que los menores avances se producen en los convenios autonómicos (3,2%), inferiores incluso que los de los convenios de empresa.

Ahora bien, el incremento salarial finalmente pactado en 2007 (4%) es consecuencia de que al aumento inicialmente pactado (3%) se le ha añadido la aplicación de las cláusulas de revisión o salvaguarda salarial (que han supuesto un punto porcentual), debido a que la inflación final, medida por el incremento del índice de precios de consumo (IPC) de diciembre de 2006 a diciembre de 2007, que ascendió al 4,2%, superó a la previsión de inflación para ese año (constante en el 2% desde 2000).

La incidencia de las cláusulas de revisión salarial en el incremento salarial final, superior a la de años anteriores, en concreto en ocho décimas a la de 2006 y en tres décimas a la de 2005, es reflejo de la mayor desviación entre la inflación final y la prevista (2,2 puntos en 2007) que en años anteriores (siete décimas en 2006 y 1,7 puntos en 2005).

Precisamente, por la entidad de la desviación entre la inflación final y la inicialmente prevista, el porcentaje de trabajadores que tienen acordadas cláusulas de revisión salarial, que alcanzó en 1998 el mínimo del 48%, al situarse la inflación en ese año en el nivel más bajo desde 1962, el 1,4%, aumentó continuamente a partir de 1999, debido a que desde entonces la inflación final ha superado siempre a la inflación inicialmente prevista, hasta situarse el citado porcentaje en alrededor del 70% en los últimos tres años.

José Ignacio Pérez Infante Profesor asociado de Mercado de Trabajo en España en la Universidad Carlos III

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_