Sector a examen

Los grupos petroleros ya no suben con el crudo

El encarecimiento del 'oro negro' se sostiene en gran medida por la debilidad del dólar, que tiene un efecto negativo en la cuenta de resultados de las petroleras europeas

El repunte del precio del crudo queda lejos de tener un efecto multiplicador en la cotización de las compañías petroleras. Mientras que el barril brent del Mar del Norte se ha encarecido en el último mes el 12,6%, hasta alcanzar el viernes la cota histórica de los 108 dólares, el conjunto de petroleras y gasistas europeas ha retrocedido en Bolsa el 5,1%, según refleja el índice Dow Jones Europe Stoxx Oil, compuesto por 29 valores.

Cierto que el oro negro ha entrado en racha y renueva máximos históricos casi cada día, pero este avance imparable tiene más que ver con el mercado de divisas que con razones vinculadas al mercado de materias primas y su oferta y demanda. 'El petróleo está subiendo por la debilidad del dólar', explica Rafael Rico, analista de Fortis. Así, y como el barril de crudo se paga el dólares, el aumento de su precio en el mercado internacional es la fórmula con la que compensar la depreciación del billete verde.

'En general, el sentimiento del mercado hacia el sector petrolero suele ser positivo con las alzas del precio del petróleo. Pero ahora tiene mucho peso el efecto del tipo de cambio, en especial para las petroleras europeas', añade Rafael Rico. No hay que olvidar que los ingresos derivados de la venta de crudo se obtienen en dólares, con la consiguiente pérdida de valor a la hora de consolidar en la cuenta de resultados en euros. Y la divisa europea se ha apreciado desde los 1,45 dólares del cierre del pasado año a los 1,56 dólares actuales, tras atravesar la barrera psicológica de los 1,5 y ante las permanentes muestras de flaqueza de la economía estadounidense.

Total, uno de los valores del sector preferidos por los analistas, cae el 4,4% en el último mes, en que el crudo ha roto cotas históricas

Desde Fortis apuntan que 'hace años el sector petrolero reaccionaba con mayor intensidad en Bolsa a los aumentos del crudo. Ahora no se aprecia tanto a causa de la apreciación del euro y a cuestiones geopolíticas. Los países productores se están quedando con mayor parte del pastel vía impuestos'. Álvaro Navarro, analista de Ahorro Corporación, recuerda en este sentido el peso que en la actualidad tienen sobre las petroleras europeas el tipo de cambio, el auge de los nacionalismos y de los riesgos en los países productores y el agotamiento de yacimientos europeos como el del Mar del Norte. 'Ahora hay que ir a buscar el petróleo a Nigeria, Oriente Medio o Venezuela. Y a esto se suma la necesidad de descubrir nuevos yacimientos para reponer reservas, ya que la tasa de reposición está descendiendo', explica Navarro desde Ahorro Corporación.

También hay que hacer distinciones por tipo de compañía petrolera, bien esté especializada en exploración y producción, en refino y marketing y en química o tenga un plan de negocio que integre todas estas actividades. En principio, las compañías integradas tienen mayor margen para sacar partido del alza del petróleo, por delante de las especializadas en refino, que deben pagar más caro el crudo que compran, si bien 'en último término también repercuten en sus clientes el encarecimiento del crudo', explican en Ahorro.

En lo que va de año, el índice Dow Jones Europe Stoxx Oil acumula un descenso del 15% y se coloca en un puesto intermedio entre el descalabro de bancos y telecos y el digno comportamiento de las compañías más vinculadas a las materias primas.

Los expertos señalan que el castigo bursátil combinado con el avance del precio ha mejorado el potencial de numerosos valores. La francesa Total es una de las que atrae mayores recomendaciones de compra, con el favor del 85% de los analistas, según datos de Bloomberg. En opinión de BNP Paribas, Total 'está en un punto de inflexión en términos de crecimiento después de tres años decepcionantes', al tiempo que presenta la mayor rentabilidad en exploración y producción entre las grandes petroleras.

Para JPMorgan, la petroleras integradas con mayor capacidad de resistir a una debilidad en los márgenes de refino son Statoil y Eni, para las que tiene respectivas recomendaciones de neutral y sobreponderar, frente a un consejo de infraponderar Repsol. La petrolera española, que acaba de presentar nuevo plan estratégico, capta recomendaciones de compra entre el 50% de los analistas.

El euro y Argentina pesan sobre Repsol

La petrolera española tiene un serio obstáculo para sacar el máximo partido al aumento del precio del crudo. Alrededor de la mitad de su producción se genera en Argentina, un mercado donde los precios están sujetos a una fuerte regulación y que queda al margen de las oscilaciones del mercado internacional.

El plan estratégico anunciado por Repsol el pasado 28 de febrero tiene precisamente entre uno de sus objetivos la rebaja de los riesgos que entraña el negocio en Argentina, tanto desde el punto de vista de la seguridad jurídica del país -donde de forma intermitente resurge el discurso político de la nacionalización del petróleo- como desde la perspectiva de unas reservas de crudo en franco declive en este país. Repsol tiene pendiente la OPV por el 25% de YPF y prevé además centrar sus nuevos proyectos en países del área de la OCDE. La propia compañía reconoce que uno de sus desafíos más urgentes es alcanzar una mayor diversificación geográfica y la reposición de reservas. El objetivo último no es otro que duplicar el beneficio neto entre 2008 y 2012, para lo que Repsol invertirá 32.800 millones de euros.

El tipo de cambio también es otro elemento que desluce el efecto del alza del petróleo. La apreciación del 10,5% del euro frente al dólar durante el pasado año le costó a Repsol 443 millones en el beneficio antes de impuestos de 2007. Y la divisa europea avanza ya este año otro 7%.