_
_
_
_
_
Automoción

El comité de Figueruelas condiciona el apoyo al ajuste a conocer el plan industrial

El pleno del comité de empresa de la planta de General Motors en Zaragoza acordó ayer rechazar el ajuste de 902 empleos (492 a través de externalizaciones productivas y el resto en bajas incentivadas) que la empresa se propone llevar a cabo.

Los representantes laborales de la planta de General Motors en Zaragoza consideran que cualquier decisión sobre empleo debe considerarse en el ámbito del plan industrial y supeditar las externalizaciones a un acuerdo marco que todavía no se ha alcanzado.

Ana Sánchez (CC OO), secretaria del comité, subrayó a Cinco Días que 'los trabajadores no podemos aceptar la imposición de externalizaciones sin concretar las garantías para los trabajadores afectados. Pero, sobre todo, hay que conocer exactamente el futuro diseñado para esta fábrica, porque es, precisamente, sobre el que se apoya cualquier medida relacionada con el empleo'.

El comité da hasta el próximo 30 de marzo 'para que responda si accede o no a este nuevo planteamiento'. Este plazo viene a coincidir, prácticamente, con las seis semanas que sindicatos y representantes de GM en el comité europeo se dieron para reflexionar sobre el ajuste de 5.527 empleos previsto a nivel continental.

En el pleno de ayer, los representantes laborales subrayaron que 'un acuerdo sobre modelos y volumen industrial en el futuro debe ser previo a la firma de cualquier expediente'. Pedro Bona, portavoz de la sección sindical de UGT, recordó que 'las prisas por aplicar un recorte de empleo no se justifican en una fábrica que actualmente se encuentra a plena producción'. Precisamente, la dirección de GM España ha anunciado la realización de turnos extra de trabajo para los próximos 14 y 15 de marzo y 4, 5, 18,19 y 26 de abril.

General Motors está dispuesta a mantener a ultranza su oferta de que ningún trabajador sea obligado a salir de la planta. Ello implicaría una oferta 'particularmente generosa' para el excedente adjudicado a las bajas voluntarias. La empresa quiere preservar la paz laboral , ya que la planta zaragozana está fabricando actualmente, recurriendo incluso a turnos extra de trabajo, los modelos con mayor aceptación en el mercado. Aparte de las condiciones previas, un dato fundamental estriba en concretar cuántos trabajadores aceptarán las condiciones para salir voluntariamente de la empresa y que ocurrirá con el resto, en el caso de persistir un excedente significativo. Una de las salidas podría consistir en retrasar un cierto tiempo el ajuste.

Las respuesta a los planes de GM ha colocado en un segundo plano cuestiones que, hace un par de meses, se consideraban importantes. Por ejemplo, la redacción de la plataforma social que debe ser negociada en el próximo convenio.

Las concentraciones, en la fábrica

La plantilla de Figueruelas iniciará mañana la primera de las concentraciones decididas en la reunión de ayer para mostrar su rechazo al ajuste de 902 trabajadores propuesto por la empresa. La segunda tendrá lugar el próximo 19 de marzo.' Hemos decidido no sacar la protesta fuera del recinto de la fábrica, pero este hecho no resta un ápice al mensaje de firmeza que queremos transmitir. Si la empresa no accede a nuestra reivindicación, habrá movilizaciones', adelanta Ana Sánchez, secretaria del comité de empresa de Figueruelas'.La cuestión de fondo es que la fuerte competencia y la necesidad de reducir costes están obligando a externalizar las actividades productivas complementarias. Este planteamiento conduce a que las fábricas recorten plantilla hasta concentrarse en el montaje final.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_