Bolsas

El pesimismo regresa a los mercados y el Ibex pierde el 1,12%

Nuevo batacazo bursátil. El miedo al cóctel venenoso de recesión e inflación afloró ayer en la comunidad inversora y llevó a los mercados de nuevo a la baja. El Ibex 35 sufrió una caída del 1,12%, en línea con el resto de Europa, en tanto que el euro volvió a marcar máximo histórico. Esta vez en 1,5378 dólares por unidad.

La sesión de ayer por el miércoles fue un espejismo', comentaba ayer al cierre del mercado Alberto Roldán, director de Análisis de Inverseguros. 'La tendencia es bajista, hay falta de referencias a las que agarrarse'.

De espejismo, efectivamente, cabe calificar la sesión del miércoles, cuando el Ibex se anotó un alza del 2,52%. Porque ayer los viejos miedos que arrastran los inversores desde el pasado verano hicieron acto de presencia: crisis de crédito, recesión, inflación y, en definitiva, pesimismo.

Las Bolsas europeas amanecieron con caídas leves y, por un momento, parecía que la sesión se iba a dar la vuelta gracias al tirón del sector eléctrico, animado por los buenos resultados de Eon. Pero resultó ser una quimera. El comunicado del Banco Central Europeo, por un lado, y las malas noticias macro y microeconómicas procedentes de Estados Unidos, terminaron por definir la tendencia de la Bolsa, que no es otra que la que ha mantenido en las últimas semanas.

El S&P cayó un 2,2% y cerró en 1.304 puntos, el mínimo desde 2006

'Todavía tenemos que ver lo peor para empezar a ver lo mejor', apunta José Ramón Iturriaga, socio de Abante Asesores. 'Las materias primas, los bonos y las divisas están dibujando un mundo horrible que la Bolsa todavía no ha reflejado. Debería ponerse al nivel de otros activos'. Ayer, por lo pronto, dio un paso más en esa dirección. El Ibex perdió más del 1% y cerró a la altura de los 12.803,3 puntos, lo que supone una caída del 15,67% en lo que va de año. El Euro Stoxx 50 cayó un 1,81%.

Son varios los factores que sentenciaron la sesión de ayer. En Europa el mercado digirió mal una nota negativa que emitió Standard & Poor's sobre los bancos alemanes. Así como el aumento que hizo JPMorgan de las previsiones de amortizaciones por pérdidas que realizará UBS, de 15.000 a 18.500 francos suizos.

En EE UU, la firma hipotecaria Thornburg Mortgage llegó a perder más de la mitad de su valor en Bolsa después de que JPMorgan realizara una reclamación de deudas impagadas. En la misma línea, un fondo de Carlyle Capital Corporation que invierte en deuda hipotecaria recibió un aviso de sus acreedores al no poder hacer frente al pago de las garantías requeridas por sus intermediarios.

En el plano macroeconómico, Estados Unidos se desayunó con un récord histórico de préstamos en proceso de embargo en el cuarto trimestre.

Wall Street reaccionó a la baja desde su apertura y saldó la sesión con fuertes pérdidas. El Dow Jones perdió un 1,75%, el Nasdaq, un 2,30% y el S&P 500, el 2,20%. En este caso el índice cerró en 1.304 puntos, un mínimo desconocido desde septiembre de 2006.

Al mercado no le sorprendió que el Banco Central Europeo no rebajara los tipos de interés, pues era algo con lo que se contaba. Pero no gustó el mensaje. Jean-Claude Trichet, presidente de la autoridad monetaria europea constató la existencia de fuertes presiones inflacionistas a corto plazo y riesgos al alza en el medio.

El euro reaccionó a las palabras de Trichet con avances hasta nuevos máximos. Poco después de la comparecencia, la divisa europea alcanzó la cota de 1,5378 dólares. Los inversores interpretaron que se aleja el momento en que el BCE decida una rebaja de tipos.

'El peor de los entornos es que los dos bancos centrales tengan razón', afirma José Ramón Iturriaga. 'Uno está reaccionando a la desaceleración económica mientras que el otro mira la inflación'.

En lo que va de año, el único sector de Europa que sube en Bolsa es el de materias primas, el 3,49%, lo que pone de relieve la subida de precio de los materiales básicos. 'Mientras la inflación siga siendo una amenaza no se van a producir rebajas de tipos en Europa', afirma Alberto Roldán.

Claves de la encuesta

Aumentan los embargos

Las hipotecas en proceso de embargo en EE UU registraron en el cuarto trimestre récord histórico, al alcanzar la cota del 0,83%, frente a un 0,54% un año antes. La morosidad, asimismo, alcanzó su nivel más alto de los últimos 23 años. La Administración Bush y la Reserva Federal estadounidense han mandado mensajes al sector para que flexibilice las condiciones de las hipotecas, en un intento de evitar que la crisis inmobiliaria afecte al consumo minorista.

UBS arrastra al sector bancario

Las acciones de la entidad suiza UBS sufrieron ayer un retroceso del 4,65% después de la publicación de un informe de JPMorgan en el que el banco de inversión especula con la posibilidad de que la compañía haya vendido con un fuerte descuento activos ligados a hipotecas por valor de 16 millones de euros. Los analistas de JPMorgan han elevado las pérdidas en que podría incurrir la entidad de 10.000 millones a 12.000 millones de euros.

La cobertura de bonos, más cara

El coste de proteger los bonos corporativos del riesgo de impago, a través de credit default swaps, se situó ayer cerca de máximos, ante el temor de los inversores a que las perdidas ocasionadas por provisiones relacionadas con hipotecas subprime sigan aumentando. El ratio de impagos de deuda especulativa a nivel global aumentó en febrero hasta el 1,3%, en la que supone tercera subida consecutiva. En Estados Unidos este ratio aumentó del 1,3% al 1,5%.

El oro cae

El precio de la onza de oro retrocedió ayer posiciones, después de marcar máximos en los últimos días cerca de los 1.000 dólares. La caída se produjo a pesar del retroceso del dólar, divisa con la que está correlacionada de manera inversa. El oro es el activo refugio por excelencia.