Empleo

Enfrentados a la falta de abogados

La reducción en los últimos siete años de un 60% en la cifra de alumnos que se gradúan en las facultades dificulta la selección de personal de los gabinetes jurídicos

Hace tiempo que las empresas insisten en que la búsqueda y retención de talento les resulta cada día más complicada. Y si se trata de una firma de abogados, esa percepción se puede, además, respaldar con cifras. El número de licenciados en derecho que salen anualmente de las facultades españolas ha disminuido un 60% en los últimos siete años, según datos que maneja Pedro Mirosa, decano de la Facultad de Derecho de Esade (Universidad Ramon Llull). 'Teniendo en cuenta que el alumno medio de las universidades públicas tarda 8,2 años en acabar la carrera, empezaremos a acusar esa escasez sobre todo a partir de ahora', explica.

La disminución drástica de licenciados disponibles sitúa a los despachos de abogados ante dificultades a la hora de reclutar empleados para sus gabinetes, en un momento en que sus necesidades son mayores que en épocas anteriores, debido principalmente a la expansión internacional en la que la mayoría de ellos se encuentran inmersos. 'Un estudiante de último curso con un buen expediente y que domine varios idiomas puede tener detrás a cinco o seis despachos intentando contratarle', explica Miquel Montañá-Mora, del gabinete Clifford Chance. 'Antes', continúa, 'podías hacer una oferta con una fecha límite para aceptarla, ahora ha cambiado el planteamiento, te dicen que debes esperar a que se decidan entre las cuatro ofertas que tienen'.

En cuanto a la razón de la disminución del número de licenciados, aparte de las estrictamente demográficas, los directivos de los despachos apuntan a un cambio en la imagen del abogado, que ha perdido el prestigio social que tenía hace años y la enorme oferta de titulaciones que ofrecen las universidades en la actualidad.

El sueldo medio para un abogado en su primer año en un despacho se sitúa entre los 23.000 y los 35.000 euros

La escasez de oferta ha provocado que los despachos empiecen antes sus procesos de selección e intenten conseguir el compromiso del alumno en enero o febrero del año que debe terminar la carrera. 'La verdad es que la selección se está convirtiendo en un problema acuciante', dice Joan Roca, socio del despacho Roca Junyent, durante el encuentro que las principales firmas de abogados han tenido esta semana con los alumnos de la Facultad de Derecho de Esade. 'El problema es que necesitas mucha base para poder tener algunos abogados muy buenos dentro de cinco años', explica Roca. A pesar de esta elevada contratación de los despachos, la mayoría coincide en que no hay muchas bajas porque la necesidad de empleados para proyectos internacionales es también muy alta.

Para Montañá-Mora, de Clifford Chance, hay dos estrategias diferentes de contratación. 'Algunas empresas prefieren seleccionar a veinte en un año, de los que sólo quedarán tres al cabo de un par de años, mientras que otras invierten mucho en los procesos de selección y en formación posterior, pero contratan menos empleados'.

Las diferencias entre la situación que se encuentra un recién licenciado ahora y uno que acabara la carrera hace 20 años son abismales. Hace 20 años, el recién licenciado sabía que le esperaban uno o dos años de bajos ingresos o incluso nulos. En la actualidad, el sueldo medio para un abogado que empieza a trabajar en un despacho privado se sitúa entre los 23.000 y los 35.000 euros, y en la mayoría de los casos incluye también formación.

Los cambios afectan igualmente al perfil que demandan los gabinetes. Si antes se ponía el acento en la formación, ahora se insiste más 'en habilidades no estrictamente jurídicas', como que tengan dotes comerciales, que sepan trabajar en equipo y aguantar la presión. 'Un abogado de un despacho privado puede ganar más en su primer año, pero también hay que tener en cuenta que las condiciones en las que trabaja son muy diferentes', asegura Roca, 'la presión a la que está sometido y la responsabilidad que tiene es muy superior al que trabaja en una entidad financiera o en el sector público'.

'Con herramientas tan inmediatas como el teléfono móvil, internet o el correo electrónico, no hay ningún despacho que le niegue al cliente un servicio que está demandando para mañana mismo', concluye.

En mi opinión...

Gerard Serra abogado de Pérez-LLorca. 'Hay que encontrar cómo motivar'

'El principal problema con el que nos enfrentamos es cómo motivar a los recién licenciados que empiezan a trabajar'. Pérez-Llorca, con oficinas en Barcelona y Madrid, prevé contratar este año entre 10 y 12 abogados. El gabinete ha contactado ya con alumnos de Esade e Icade. Serra explica que las universidades públicas están empezando a propiciar también el encuentro entre alumnos y gabinetes.

Joan Roca socio de Roca Junyent y Asociados. 'Empieza a ser un problema acuciante'

El gabinete Roca Junyent y Asociados, fundado por el ex político Miquel Roca en 1996, selecciona anualmente entre 15 o 20 anuales, 'aproximadamente el 10% de la plantilla', explica Joan Roca, hijo de Miquel y socio del despacho. 'La única manera de conseguir que se queden es que vean que hay oportunidades de desarrollo personal, que vean que confías tareas y que les dejas espacio para crecer'.

Lucía Lorente directora de oficina de Lovells. 'El expediente es muy importante'

A pesar de que las nuevas tendencias de selección valoran las cualidades personales tanto como los conocimientos, Lucía Lorente insiste en que el expediente sigue siendo un factor determinante a la hora de decidirse por uno u otro candidato. 'Hay ocasiones en que un expediente brillante no se transforma en un brillante abogado, pero lo cierto es que éste nunca surge de unas calificaciones mediocres'.

Miquel Montañá-Mora abogado de Clifford Chance. 'Las leyes del mercado han cambiado'

Montañá-Mora señala que las leyes del mercado de trabajo de los abogados han cambiado en los últimos años, 'y ahora los mejores pueden imponer ciertas condiciones'. Explica también que la inmediatez del servicio que demandan los clientes y los imprevistos requieren tener plantillas superiores a la que necesitan para cubrir la carga de trabajo habitual. Clifford Chance está presente en 20 países.

Rafael Sala socio fundador de Rodés y Sala. 'El perfil de ahora es más complejo'

Rafael Salas señala que el perfil que se busca en un recién licenciado es más complejo que hace años. 'Se valoran un conjunto de cualidades, empezando por si es buena persona'. Insiste en que el equipo humano es el activo más importante de un despacho de abogados. 'Por supuesto que el conocimiento sigue siendo difícil de adquirir, pero eso no puede ser lo único, buscamos personas completas'.