CincoSentidos

Arquitectura de vanguardia para empleados creativos

Empresas donde los despachos desaparecen y las zonas comunes se reinventan.

Arquitectura de vanguardia para empleados creativos
Arquitectura de vanguardia para empleados creativos

Sobre la base de un antiguo hall industrial construido a finales del siglo XIX se eleva ahora en el centro de París uno de los edificios de oficinas más vanguardistas del momento. Bautizado con el evocador nombre de bosque de las mesas, el arquitecto Christian Pottgiesser del estudio Architectures Possibles ha ideado unos espacios abiertos entre árboles, siguiendo la tendencia general hacia unas oficinas más abiertas y creativas.

'No hay nada tan importante como imagen de empresa que tu propia sede, tanto hacia el exterior como hacia el interior', explica Carmen Rico, directora general de Aguirre Newman Arquitectura. La consultora presentó ayer en el marco de la feria internacional del mobiliario de oficina Ofitec, que se celebra hasta el jueves en Ifema, el estudio sobre las tendencias en las oficinas. Según el informe, un diseño adecuado puede aumentar en un 20% la productividad de una compañía.

El encarecimiento del alquiler de oficinas, pero también el cambio cultural de las empresas, que pasan de un modelo jerárquico a uno más matricial, marca la tendencia a penalizar los espacios personales y privativos en favor de los espacios compartidos. El número de puestos de despachos ha caído un 13% en los últimos cinco años mientras que el de salas de reuniones ha crecido un 15%, según la consultora. En total, los zonas comunes representan ya más del 3% de los espacios de oficina en España e incluyen zonas de trabajo informales, cafeterías con zonas para poder trabajar con el portátil y áreas de ocio para desconectar o charlar con los compañeros

El modelo de las empresas 'puntocom' se extiende a los sectores más tradicionales

Las empresas puntocom fueron las primeras en abrir sus despachos para potenciar la comunicación entre los empleados y en introducir los juegos en las zonas de descanso y el color en el mobiliario. Pero en los últimos años, hasta las compañías más conservadoras se abren a los cambios. 'Se empiezan a romper los moldes en otros sectores como en despachos de abogados como Garrigues', indica Paul Mcnicholl, director de Proyectos de Arquitecturas de DEGW.