Valores calientes

La estrella de Solaria se apaga

Salió al parqué en un momento en el que todo lo que llevara colgado el cartel de renovable causaba furor entre los inversores. Sin embargo, las dudas que han surgido sobre la regulación del sector en plena campaña electoral están penalizando a una compañía que duplicó su valor bursátil en apenas cuatro meses.

Un inversor particular que comprara acciones de Solaria el primer día del debut en bolsa y que vendiera en noviembre pasado cuando la compañía rebasó los 24 euros, vio como su rentabilidad superaba el 150%. Desde entonces, las acciones han caído un 54,62% reduciendo la rentabilidad desde la OPV al 16,2%.

Aunque el movimiento sectorial no ha acompañado a la compañía manchega especializada en el negocio fotovoltaico, el peor castigo le ha llegado después de presentar sus resultados el pasado 14 de febrero. Las dudas que surgieron en el mercado sobre un posible desfase contable en sus cuentas de 2007 cayeron como un jarro de agua fría en el parqué tanto que la compañía llegó a cerrar una jornada con un descenso del 16%.

La compañía intentó poner fin a esta sangría depositando en la CNMV el informe de auditoría en el que PricawaterhouseCoopers (PwC) emite una opinión limpia sobre las cuentas anuales. Fuentes de mercado creen que la compañía ha sido castigada en exceso debido a este motivo y que, probablemente siga cayendo.

De hecho, desde que envió este comunicado al organismo supervisor, sus títulos han cedido posiciones. Los expertos señalan que este castigo ¢es injusto¢ ya que la compañía cotiza con PER (número de veces que el beneficio está contenido en el precio de la acción) de 10 veces y según el consenso de analistas de Bloomberg, sus títulos ofrecen un potencial del 90%.

Solaria no está exenta de riesgos. Las elecciones generales están a la vuelta de la esquina y hasta que se no forme Gobierno y no se sepa que política energética va a a llevar adelante el nuevo Ejecutivo no desaparecerá la incertidumbre en torno al valor. Ibersecurities no espera ¢grandes subidas de las acciones por encima de los niveles actuales debido al riesgo de que se apruebe un marco regulatorio tan negativo que deje de impulsar la energía solar fotovoltaica en pro de otras como la termosolar, más eficiente y más barata que la primera¢.

Lo que para algunos es un riesgo para otros es un motivo de cursar órdenes de compra. Goldman Sachs cree que la nueva regulación del sector solar, pese a que no estará preparada antes del verano, será ¢favorable¢ con Solaria y el motor principal de su cotización. El banco de inversión fija un precio objetivo de 21 euros, lo que supone un potencial del 90% respecto a los 11 euros a los que cotiza ahora.

Sesión dispar para la energía limpia

No todos los valores del sector parecen correr la misma suerte. Iberdrola Renovables ha ganado hoy al cierre un 1,68% aunque pierde desde la OPV un 20%. La preocupación por el cambio climático ha llevado a las casas de análisis a dar su apoyo a la compañía ­Deutsche Bank y Ahorro Corporación recomiendan tomar posiciones-, sin embargo este entusiasmo de los expertos no está teniendo reflejo en el mercado.

Por su parte, las acciones de Fersa, que ha llegado a subir más de un 6% en algunos momentos de la sesión, se han desinflado al cierre y han caído un 0,67% en el continuo. escalan a los primeros puestos del continuo hoy. La compañía de renovables anunció ayer que va a construir parques solares en China en colaboración con un socio local. Los expertos de BPI hacen hoy un análisis técnico de la compañía en el que explican que el valor puede llegar al nivel de los 6,8-7 euros donde habría que recoger beneficios.