Renovables

A por el incentivo 'verde' americano

Empresas de renovables aprovechan el marco legal de EE UU para invertir

Estados Unidos está viviendo un boom en energías renovables. Los desiertos de Arizona y Nuevo México comienzan a llenarse de placas termosolares y las laderas de Pennsylvania están plagadas de generadores eólicos.

La firme apuesta de las administraciones de diferentes estados norteamericanos por el desarrollo de unas energías limpias, promovida por el establecimiento de un marco legislativo estable y los incentivos para impulsarlas, no deja de atraer a las empresas extranjeras, entre ellas las españolas.

Las energías renovables en Estados Unidos , un mercado en el que ya han invertido más de 6.000 millones de dólares (4.046 millones de euros) en los últimos años, atrae a empresas de todo el mundo: la alemana Schott construirá una solar en Alburquerque, la portuguesa EDP instalará un total de 13.400 megavatios hasta 2009 y las españolas luchan por controlar el mercado estadounidense. La última en sumarse al sueño americano ha sido la andaluza Abengoa que construirá la mayor instalación solar del mundo al sureste de Phoenix.

Sin embargo todo hace presagiar que las inversiones serán muchas más. La semana pasada una expedición de diez empresas (entre ellas Iberdrola, Gamesa, Solaria e Isofotón), acompañadas por el secretario de Estado de energía, Ignasi Nieto y el presidente de la Asociación de Productores de Energías Renovables, José María González, recorrieron los despachos de la administración norteamericana en Washington para negociar futuras operaciones en la zona.

La ley de 26 de los estados de Estados Unidos requieren a las utilities que generen un cierto porcentaje de su energía procedente de fuentes renovables y además se ofrecen generosos créditos fiscales a nivel federal a las empresas de renovables. Además tanto republicanos como demócratas llevan en sus programas propuestas para incentivar la producción de energías limpias. 'Las condiciones son más favorables en Estados Unidos', asegura Alberto de Miguel, director del Área de Desarrollo Corporativo y de Estrategia de Acciona.

Por eso las empresas españolas apuestan fuerte. Acciona ha anunciado que tiene una cartera de proyectos de 12.500 millones de euros, repartidos en 6.500 millones para la eólica y 6.000 millones para la termosolar. Pero son sólo proyectos. 'Nuestro mercado prioritario ahora es Estados Unidos' explica De Miguel. ¿Por qué? Lo tienen claro: El marco legal existente y la cantidad de suelo.

Iberdrola, segundo productor de energía renovable en el país americano (desde que adquirió Scottish Power) también tiene previsto seguir aumentando su cartera de productos allí. Más de la mitad de los proyectos de la filial de Iberdrola se ubica a día de hoy en Estados Unidos (21.991 megavatios eólicos) 'debido a su gran potencial y sobre todo al sistema fiscal de apoyo'. La empresa invertirá 4.644 millones de euros en Estados Unidos, más de la mitad de las inversiones previstas por el grupo en todo el mundo.

Latinoamérica, próxima parada en renovables

'Endesa nos va a abrir las puertas de Latinoamérica' aseguraba el director de director general del Área de Desarrollo Corporativo y de Estrategia de Acciona, Alberto de Miguel, cuando imaginaba los planes de futuro que la compañía tiene en el continente. La empresa que dirige José Manuel Entrecanales tiene un claro interés en posicionar su filial de renovables en diferentes países de Latinoamérica y el hecho de que Endesa ya esté allí situada 'va a ayudar'. Sin embargo, la inestabilidad política de la región hace que se lo piensen dos veces antes de invertir. Acciona tiene otro mercado potencial: la India. 'La demanda energética crecerá mucho en los próximos años y hay terreno y posibilidades', asegura De Miguel. Parta la eólica Gamesa, el mercado está sin embargo, en China, 'un país con un gran potencial'.

La ley verde de EE UU

Políticas de estados. Existe una política establecida por 26 Estados que obliga a que una proporción mínima del suministro eléctrico provenga de energías renovables. El porcentaje varía, pero la mayoría se halla entre el 10% y el 20% de suministro renovable en los años 2010 a 2015.

Rebajas federales. El gobierno federal de Estados Unidos ayuda con rebajas fiscales a que la energía renovable sea más competitiva que los subvencionados combustibles fósiles y energía nuclear. La política estará en vigor hasta final de 2008. Una vez concedidas la rebajas, éstas se mantienen durante 10 años.

Fiscalidad en la eólica. Hay otro beneficio fiscal ligado a la capacidad del propietario del parque eólico de aprovecharse de la amortización acelerada en la mayoría de los activos de capital que se pueden trasladar fiscalmente a un periodo de cinco años.