Tipos

La deuda de EE UU recoge las expectativas de bajadas de tipos

La deuda americana inició ayer otro rally tras conocerse nuevos datos que confirman la fragilidad de la economía de EE UU. El mercado da por hecho que la Reserva Federal recortará otra vez los tipos, en el 3%, y descuenta un descenso de hasta un punto. Para fin de año se prevé ya el cambio de ciclo.

Los bonos americanos volvieron a actuar ayer de refugio de los inversores. La oleada de compras en los mercados de deuda provocó que la rentabilidad a diez años, que se mueve en sentido inverso a los precios, cayera de golpe del 3,89% al 3,77%. El mínimo lo alcanzó el pasado 22 de enero, una semana antes de que la Reserva Federal anunciara el último recorte de tipos de 0,5 puntos, en el 3,43%, su cota más baja en cinco años.

El detonante fue un nuevo indicador económico que confirma la extrema fragilidad de la economía estadounidense. El índice de la Reserva Federal de Filadelfia se situó en febrero en -24 puntos frente a los -20,9 puntos de enero. 'Este indicador anticipa que la confianza en las empresas en los próximos seis meses va a ser débil; no sólo en Filadelfia sino en todo EE UU', explica Juan Luis García Alejo, director de análisis y gestión de Inversis Banco. El mercado da ya por seguro que a la Fed no le temblará la mano en su próxima reunión de marzo y volverá a relajar su política monetaria entre un cuarto y medio punto. Los futuros sobre tipos de interés descuentan un descenso de hasta un punto para este año, lo que colocaría el precio del dinero en el 2%. Sin embargo, han empezado a descontar un cambio de ciclo al alza para el próximo ejercicio.

De hecho, en las últimas actas que ha publicado la Reserva Federal dibujaba un panorama bastante desolador y dejaba abierta la puerta a los recortes de tipos que fueran necesarios para devolver la calma a los mercados financieros. De hecho, el supervisor ha rebajado su previsión de crecimiento hasta situarlo en una horquilla entre el 1,3% y el 2%, frente a la anterior situada entre el 1,8% y el 2,5%. Además, reconoció que no prevé que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 5,2% este año.

Algunos expertos atribuyen el movimiento de ayer a una mera corrección. 'El mercado ha utilizado como excusa el dato de la Fed de Filadelfia para recoger beneficios. Los inversores se han lanzado a comprar deuda americana y vender la alemán', comentan en Banco Popular. En esta entidad explican que el giro de tendencia se ha debido a un ajuste en los diferenciales: 'el spread entre el bono americano y el alemán había alcanzado los 40 puntos básicos en las últimas semanas. Esta mañana se ha reducido a 7 puntos básicos, para volver a ampliarse hasta los 20'.

En Europa, los bonos se dieron la vuelta con la apertura de Wall Street, aunque cerraron en tablas. El rendimiento del bono español a 10 años se mantuvo en el 4,18%%, mientras el alemán pasó del 4,02% al 4,01%.

El euro se aprecia hasta 1,48 frente al dólar

La divisa europea se apuntó ayer un nuevo avance frente a la moneda de EE UU. Se apreció un 0,66%, hasta alcanzar las 1,4811 dólares por euro, impulsado por las renovadas expectativas de que se amplíe el diferencial de tipos entre EE UU y la zona del euro. æpermil;ste se encuentra actualmente en un punto porcentual, pero según las previsiones podría aumentar en los próximos meses otro medio punto. El mercado descuenta que el Banco Central Europeo dosificará los recortes de tipos y los situará en el 3,5% a finales de año, frente al 4% actual. La moneda europea se aproxima así al récord histórico alcanzado a finales de noviembre en 1,4967 dólares. Algunos expertos, sin embargo, creen que la remontada del euro ha llegado a su fin. Urquijo Bolsa prevé que la divisa se depreciará alrededor de un 15% frente al dólar en un periodo de un año.