_
_
_
_
Tyler Cowen

'Cuanto más rico se es, más importante es el tiempo'

Profesor, crítico gastronómico y blogger, en su último libro reinterpreta la economía como manera de conseguir 'lo bueno de la vida' y aplica sus conceptos a situaciones como el enamoramiento

El último post de su blog está dedicado a la música española que más le gusta, y promete que vendrán más, dedicados a la comida, por ejemplo. De la mano de la Fundación Rafael del Pino, en cuya sede pronunció ayer una conferencia, Tyler Cowen (1962) presenta su libro Descubre al economista que llevas dentro (Planeta), título que remite a los libros de autoayuda. 'Hay muchos vacíos, pero el mío es de autoayuda de verdad. Todos los libros con ideas, sean ensayos o novelas, lo son', señala.

¿Qué es la economía para usted?

La economía en realidad versa sobre decisiones individuales humanas, y yo intento explicar cómo el razonamiento económico funciona en todos los aspectos de la vida. Es la ciencia y arte de los incentivos, de usar medios para conseguir fines.

'En EE UU los trabajos cada vez son más flexibles, hay más teletrabajo'

¿Cómo aplica estos conceptos al enamoramiento?

Mucha gente busca la persona adecuada, hace una lista de lo que busca. Creo que es un error, creemos que sabemos lo que queremos, pero muchas veces la gente tiene miedo de sentirse herido, de comprometerse. El autoengaño nos motiva, nos hace más ambiciosos, pero nos impide ver la realidad. Se trata de sacar los beneficios, pero no los inconvenientes de ese autoengaño.

Insiste en que la economía no es sólo el dinero.

En las sociedades pobres el dinero es lo más importante, sin él te mueres de hambre. Pero cuánto más rico eres, gana importancia cómo controlas tu tiempo. La economía se vuelve más interior, más psicológica.

Psicólogos como Daniel Kahneman, Nobel de economía, tratan de medir económicamente la felicidad.

Hay dos formas de medir la felicidad. Una es preguntando a la gente, que yo creo que se engaña a sí misma o miente. Creo que lo correcto es lo que hace Kahneman: analiza las diferentes maneras de usar el tiempo, e intenta deducir cuáles son las más agradables. Suele ser estar con la familia o los amigos. Calcula cuántas veces ríen o sonríen, y cuánto tiempo emplean en esto, frente al que pasan en los atascos, discutiendo con el jefe...

Las empresas se están dando cuenta de eso, ¿también en EE UU?

Las que sólo usan el dinero como incentivo tienden a estar corrompidas, los empleados no se fían unos de otros. En EE UU trabajamos más que en Europa, pero cada vez menos, los trabajos son más flexibles, hay más teletrabajo? está cambiando para mejor.

¿Los economistas están demasiado encerrados en sí mismos?

Hablamos poco con el público, y la economía debería ser útil, si no, ¿qué sentido tiene? Creo que en los últimos cinco años la ciencia económica en EE UU se ha vuelto más realista.

¿Cómo ve la crisis económica?

No creo que sea una crisis, aunque los medios lo transmitan así. Algunas personas han perdido sus casas, eso es triste, pero la estructura productiva sigue ahí. Unos años se crece más que otros, pero en 20 años no se le dará mucha importancia a éste.

¿Y la burbuja inmobiliaria en España?

Hay gente que ha ganado, gente que ha perdido. Pero lo que importa es la productividad, y eso no cambia mucho. España ha hecho un gran avance estos últimos 20 años, aunque la gente siempre quiere más.

Liberal y especialista en comidas exóticas

Se declara liberal (libertarian). 'Si no haces daño a nadie, deberías poder hacer lo que quieras. No creo en el paternalismo', afirma Tyler Cowen. Sí en el capitalismo y en la democracia. 'En Occidente tenemos una mezcla muy especial de ambos que funciona muy bien y que muchas veces pensamos que durará para siempre, pero los economistas debemos cuidar el sistema', explica.Sus ideas pueden conocerse en sus columnas, que publica en los medios impresos más importantes de EE UU, y discutirse en el blog que comparte con su colega Alex Tabarrok, www.marginalrevolution.com, donde aborda todos los temas de actualidad. 'Empecé hace cuatro años, he hecho un montón de amigos, y aprendo mucho más con él que con cualquier otra cosa', asegura.En el blog caben también sus hobbies, como la comida. Sus críticas de restaurantes han salido publicadas en The Washington Post. 'En EE UU la comida americana es bastante mala, pero incluso los restaurantes de calidad no son comparables con los que hay en otros países. Pero la comida barata de El Salvador, China, etc. que se come en EE UU es muy buena. Mi filosofía es buscar comida barata difícil de encontrar. Muchos americanos no la conocen, no entienden los menús. Yo les digo, prueben sopa de maní (cacahuete), sin miedo'. En España ya ha tenido ocasión de probar la morcilla, 'fenomenal'.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_