Crisis

El magnate Warren Buffett acude al rescate de las aseguradoras de bonos

El magnate Warren Buffett se ha ofrecido para absorber, a través de su firma de inversiones Berkshire Hathaway, las obligaciones de las aseguradoras de bonos afectadas por la crisis.

Buffett anunció, en declaraciones a la cadena CNBC, que el plan abarca bonos municipales por valor de 800.000 millones de dólares (550.000 millones de euros) a las tres mayores empresas 'monolines' -intermediarias financieras- del mundo, MBIA, Ambac Financial Group y FGIC.

Por el momento, una de las compañías ha rechazado la oferta de Buffett, mientras que las otras dos todavía no han contestado al ofrecimiento. El propio empresario declinó hacer público el nombre de la aseguradora que ha contestado negativamente y ninguna de las tres empresas ha querido hacer declaraciones al respecto.

La empresa propiedad de Buffett, Berkishire Hathaway, envió su propuesta por carta a las tres empresas, así como al organismo regulador de las empresas de seguros del estado de Nueva York.

Inyección de 5.000 millones de dólares

La oferta de Berkshire podría inyectar 5.000 millones de dólares (3.431 millones de euros) como parte del plan, sin incluir los activos respaldados por las hipotecas 'subprime'. El plan de Buffett incluye una cláusula de 30 días que permitiría a las aseguradoras negociar un acuerdo más favorable. Por su parte, las compañías tendrían que aportar un análisis de riesgos de la deuda que incluya obligaciones colaterales.

La propuesta del millonario estadounidense, a quien se conoce en el ámbito de Wall Street como "el oráculo de Omaha", llega en un momento en la que las aseguradoras de bonos luchan por mantener su calificación AAA (la máxima), que demuestra su solidez financiera.

Estas compañías podría perder su calificación debido a los problemas que han tenido y que están relacionados con las hipotecas de alto riesgo y otros préstamos.

Esquivar la crisis

Las aseguradoras de bonos tratan a toda costa de evitar convertirse en las últimas víctimas de la crisis hipotecaria, para lo que algunas de ellas están buscando inyecciones de capital. Las aseguradoras de bonos no calcularon bien, al igual que muchos en Wall Street, el riesgo que entrañaban los bonos vinculados a títulos hipotecarios.

Si las aseguradoras de bonos tienen problemas, esto repercutiría en la economía estadounidense, pues la parte más importante de sus carteras son los bonos municipales, que financian la construcción de carreteras, hospitales y escuelas.