Política comunitaria

El Ecofin confía en que la UE sorteará la crisis gracias a su saneada posición fiscal

Los ministros de Finanzas de la UE se esforzaron hoy por marcar distancias entre la crisis que vive Estados Unidos y la situación en Europa, cuyo crecimiento se va a desacelerar este año, pero sólo de manera limitada, gracias a la solidez de su economía y, en especial, a su saneada posición fiscal.

El presidente de turno del Ecofin, el ministro esloveno, Andrej Bajuk, explicó al término de la reunión que, debido a la volatilidad a los mercados y a la persistente incertidumbre, el PIB de la UE perderá fuelle en 2008, pero seguirá creciendo en torno a su potencial.

Bajuk insistió en que la situación de Europa es muy diferente a la de EEUU, pues parte de un ritmo de crecimiento alto y no tiene ningún desequilibrio importante, en su balanza corriente ni fiscal, ni en el sector inmobiliario o en los mercados de capital.

"Somos menos vulnerables que EEUU", aseguró el ministro esloveno, aunque recordó que hay que continuar con las reformas estructurales y no abandonar la senda de consolidación presupuestaria.

También el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, admitió que la situación "no es tan buena como el año pasado", pero insistió en que los fundamentos de la economía europea son sólidos y en que el crecimiento mundial ayudará a la UE a sortear el efecto de las turbulencias financieras.

En la misma línea, el vicepresidente segundo del Gobierno español, Pedro Solbes, señaló que hay "riesgos a la baja" para el crecimiento europeo, a lo que se ha sumado en los últimos meses el repunte de la inflación, pero consideró que los fundamentos económicos son sólidos y que la desaceleración será limitada.

Solbes dejó claro, asimismo, que ni el punto de partida ni las soluciones de urgencia planteadas en EEUU son las más adecuadas para Europa.

Planes presupuestarios

Los ministros dedicaron gran parte de su reunión a analizar los planes presupuestarios de un primer grupo de Estados miembros, entre los que destacan Alemania, Italia, Reino Unido y Francia.

Tanto Almunia como Bajuk se felicitaron porque un gran número de países ya han alcanzado su objetivo presupuestario a medio plazo, pero advirtieron a los que todavía no lo han logrado que han de seguir aplicando una rigurosa política fiscal.

En cuanto a Francia, los representantes de los Veintisiete respaldaron la recomendación de la Comisión Europea para que acelere la corrección de su déficit y apueste por situar sus finanzas públicas en equilibrio en 2010, tal y como acordaron los países de la eurozona el año pasado.

Admitieron, no obstante, que este objetivo puede retrasarse si las condiciones cíclicas no acompañan -París ya ha advertido de que, probablemente, no alcanzará el equilibrio hasta 2012-.

Preguntado por esta concesión, el comisario Almunia recalcó que la alusión a la situación coyuntural está recogida tanto en el Pacto de Estabilidad como en la declaración de Berlín por la que los miembros del euro se comprometieron a llegar al equilibrio presupuestario, como tarde, en 2010.