_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Dónde aumenta el paro?

Murcia, Canarias, Valencia, Madrid y La Rioja, que apostaron en su día por un modelo de política económica basado en el cemento, según el autor, son las comunidades donde más ha crecido el paro, en términos relativos, en el último año. Ahora, en su opinión, deberán realizar una nueva apuesta que potencie más el empleo cualificado

æscaron;ltimamente se tiene tendencia a utilizar las cifras de paro para medir la buena o mala salud de la economía en su conjunto. Sin embargo, en ocasiones es un indicador insuficiente para medir la situación socioeconómica. Pero se convierte para determinados analistas en el principal exponente de la desaceleración económica.

El partido mayoritario en la oposición ha utilizado las cifras de paro del pasado mes de enero para achacar, única y exclusivamente, al Gobierno de España el aumento del paro. Con ello olvidan que la gran mayoría de las comunidades autónomas tienen responsabilidades en las políticas activas de empleo.

En ese sentido, es conveniente aclarar que las políticas activas de empleo (colocación y fomento del empleo) están transferidas a todas las comunidades autónomas, excepto País Vasco, Ceuta y Melilla. Por lo tanto, son ellas mismas las encargadas de gestionar la formación ocupacional y las políticas de empleo con el fin de paliar los desajustes que se producen en el mercado laboral e intentar la inserción de los desocupados. Quedando para el Servicio Público de Empleo Estatal la gestión de las políticas pasivas (pago de las prestaciones económicas a los desempleados).

Las políticas activas de empleo están transferidas a todas las comunidades autónomas, excepto País Vasco, Ceuta y Melilla

Hasta tal punto alcanzan las competencias de las comunidades autónomas que hay que destacar que los locales de los Servicios Públicos de Empleo están ocupados por los servicios autonómicos y el servicio estatal, pero la propiedad del inmueble es de las comunidades autónomas.

Por ello, resulta paradójico observar cómo desde determinados Gobiernos autonómicos, cuando el paro baja, es atribuible a sus propias políticas de empleo y cuando el paro sube, como en la presente ocasión, el culpable en su totalidad es el Gobierno de España.

Sin embargo, el análisis de las distintas comunidades autónomas revela que hay diferencias significativas entre ellas. Lo novedoso de las cifras del desempleo registrado en el mes de enero es que el paro, a pesar de la creencia generalizada, donde más ha crecido en términos relativos, en los últimos 12 meses, ha sido en las comunidades autónomas de Murcia (25%), Canarias (17,2%), Valencia (16,2%), Madrid (13%) y La Rioja (11%), muy por encima del crecimiento medio del paro en España (8,6%). Estas cinco comunidades se sitúan en el ranking como las cinco primeras con peor dato entre el resto de comunidades, siendo todas ellas gobernadas por el principal partido de la oposición. En ocasiones las cifras de paro esconden lo que hay detrás de ellas.

Dichas comunidades decidieron apostar, en su día, por un modelo de política económica basado, fundamentalmente, en el cemento más que en el talento. Ello lo demuestran los datos objetivos concernientes al aumento del paro por sectores que se ha cebado, preferentemente, en el sector de la construcción.

Efectivamente, ha sido el sector de la construcción donde más ha aumentado en términos relativos el desempleo en todas ellas, en los últimos 12 meses. Así, en Madrid el sector de la construcción se incrementa el 49%, seguida de Valencia (44%), Murcia (42%), La Rioja (41%) y Canarias (39%), cifras muy superiores a la media de España (27%).

Por todo ello, tendrán que realizar una nueva apuesta que potencie más el empleo cualificado y así se podrá disminuir las elevadas tasas de temporalidad, según datos suministrados por la Encuesta de Población Activa (EPA), que conlleva el sector de la construcción, sobre todo en comunidades como Murcia (39%), Canarias (37%) y Valencia (34%), muy superiores a la media de España (30,9%).

Conclusión: el sector de la construcción ha contribuido a la mayor parte de la generación de empleo en España. Pero, sobre todo, este sector ha estado muy concentrado en determinadas comunidades autónomas, en las que la mayoría del empleo creado ha estado vinculado a las expectativas económicas de la construcción con el riesgo que ello conlleva. Al final, ya se sabe, todas las burbujas acaban estallando, provocando un rápido ajuste en el mercado hasta conseguir un nuevo equilibrio entre la oferta y demanda en la economía, lo cual exige reorientar la inversión hacía otros sectores más productivos.

Vicente Castelló Roselló Profesor de la Universidad Jaume I de Castellón

Archivado En

_
_