Reunión

El BCE mantiene los tipos en el 4%, pero reconoce riesgos a la baja para la economía

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo optó hoy por la prudencia y mantuvo los tipos de interés en el 4%. No obstante, el presidente del organismo Jean Claude Trichet alertó de que existen datos que confirman un empeoramiento de la economía, aunque insistió en los riesgos al alza para la estabilidad de precios.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del comité central del BCE donde se acordó por unanimidad y sin discutir ninguna otra opción aguantar el precio del dinero, Jean Claude Trichet señaló que la decisión de mantener estables los tipos "refleja nuestra evaluación de que los riesgos para la estabilidad de precios a medio y largo plazo están en la parte alcista en un contexto de crecimiento muy vigoroso del dinero y la economía".

El BCE sigue "comprometido para prevenir efectos de segunda vuelta y la materialización de los riesgos al alza para la estabilidad de los precios", añadió. Trichet remarcó el objetivo del BCE de mantener la inflación por debajo del 2%, desde el 3,2% de enero.

Fuerte incertidumbre

No obstante, Trichet aseguró que aunque los fundamentos económicos de la zona euro son "sólidos", los datos con los que cuenta la institución "han confirmado que los riesgos en torno a las perspectivas para la actividad económica se asientan en el lado bajista".

El presidente del BCE indicó que la incertidumbre se mantiene "excepcionalmente" alta respecto a los efectos que pueda tener la actual apreciación de riegos en los mercados financieros sobre la economía real.

Los expertos preven rebajas de tipos

La decisión del BCE sobre los tipos no ha sorprendido al mercado. La crisis del mercado del crédito provocada por el desplome del sector "subprime" norteamericano ha hecho que, por el momento, la institución decida mantener el precio del dinero estable en espera de la evolución de los mercados financieros, y a pesar del incremento de la inflación. Los expertos coinciden en señalar que la evolución de la economía de la eurozona durante los próximos meses hará que el BCE cambie el guión y comience a relajar su política monetaria.

"La evidencia de riesgos a la baja sobre el crecimiento esta creciendo, sugiriendo que, a menos de que aumenten las presiones subyacentes sobre los precios de manera inesperada, el BCE comenzará a bajar los tipos este mismo año", subraya un informe de Citigroup.

El analista de Caja Madrid no espera grandes cambios en el discurso del presidente del BCE, Jean Claude Trichet, que "seguirá dando una de cal y otra de arena porque no quiere que el mercado descuente futuras bajadas de tipos, eso le incomoda", aseguró.

Sin embargo, Cabrera pronostica cambios en la política monetaria del BCE, ya que "cuando pasen unos meses, el euro se seguirá apreciando, el BCE mantendrá un discurso tenso, los datos mostrarán mayor debilidad en un contexto internacional delicado que provocará bajadas de tipos de la Reserva Federal estadounidense (Fed) y del Banco de Inglaterra".

El BCE ha mantenido también en el 3% la facilidad de depósito, que marca la remuneración del dinero, así como la facilidad marginal de crédito, que establece el tipo al que presta dinero a los bancos europeos, y que queda situada en el 5%.