Movimientos corporativos

Juan Luis Arregui rechaza la división de Iberdrola

El vicepresidente y primer accionista individual de Iberdrola, Juan Luis Arregui, mostró hoy su "preocupación y rechazo" a cualquier operación "especulativa" sobre la eléctrica, sobre todo si su objetivo es dividirla, en referencia a un posible acuerdo entre EDF y ACS para comprar la compañía.

"Veo con suma preocupación y rechazo cualquier movimiento especulativo sobre Iberdrola, especialmente si, como se afirma en algunos círculos, lo que busca es trocear el mejor proyecto energético de los últimos años", dijo Arregui a Efe.

El directivo aseguró que esta opinión "es el sentir de todo el Consejo de Administración" y destacó que el máximo órgano de la eléctrica está "totalmente unido en torno al buen hacer" del presidente, Ignacio Sánchez Galán, en el que ha depositado "toda la confianza para que siga liderando el futuro" de Iberdrola.

Arregui, que tiene el 2,083 por ciento del capital, resaltó la trayectoria de Iberdrola y el "acierto" de la gestión de Sánchez Galán, que ha permitido a la compañía pasar del puesto decimonoveno que ocupaba en 2000, en la clasificación de las grandes eléctricas del mundo, a estar entre las cinco primeras actualmente.

"Los datos están ahí", dijo, y refrendan la capacidad del "actual proyecto" de Iberdrola para seguir creando valor para sus accionistas, empleados, clientes y la sociedad en los mercados en que actúa.

"Somos una empresa privada con más de 106 años de historia, como recordó el presidente, y aspiramos a seguir siéndolo mucho más tiempo", remachó.

La semana pasada el diario británico Financial Times publicó que el grupo francés EDF y la constructora española ACS, accionista de Iberdrola y Unión Fenosa, han mantenido conversaciones preliminares para hacerse con la eléctrica.

ACS negó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) haber llegado a "algún acuerdo" con EDF, aunque no ha aclarado si ha mantenido conversaciones con el grupo francés.