EDITORIAL

El automóvil se resiente

El mercado del automóvil ha arrancado mal el año. Ha cerrado enero con una caída del 13% respecto al mismo mes de 2007. Varias causas pueden explicar un derrumbe semejante. Por un lado, la entrada en vigor de la nueva fiscalidad, que castiga a los coches más contaminantes, ha podido adelantar la adquisición a diciembre de los modelos más potentes. El sector también esgrime el final del Plan Prever como un factor negativo. Si bien ambos factores pueden haber influido en la caída de las ventas, no parecen ser los únicos y, probablemente, tampoco los principales. El año que se avecina está lleno de incertidumbre y es posible que muchos españoles prefieran aplazar compras importantes hasta que se aclare el panorama. Además, la financiación se ha visto endurecida desde la crisis de las subprime. En definitiva, se avecinan meses difíciles y el sector tendrá que aguzar su ingenio, como ha hecho antes en situaciones parecidas.