Mercado

El Ibex cierra el peor enero de su historia

Las peores crisis son las que no esperan. Y es que el selectivo español ha vivido un enero sin precendentes en el que no sólo ha cedido todo lo ganado en 2007, sino que ha acumulado pérdidas del 12,87%.

Enero ha sido, como suele ser habitual, el mes de presentación de los resultados empresariales, el mes del reparto de dividendos, el mes de la expectación ante el comportamiento de las bolsas. Pero este año, enero también ha sido el mes de los desplomes sin soporte, el mes de las intervenciones históricas de la Reserva Federal, el mes en el que el fantasma de la recesión ha quedado grabado a fuego en los mercados.

Claro está que no ha sido un mes normal. Desde que comenzara el 2008, el selectivo español ha perdido con una asombrosa rapidez todo lo acumulado en el ejercicio anterior. Y ha ido más allá. El índice ha restado un 12,87%, que convierte este enero en el peor en toda la historia del Ibex. Compañías como Iberia, que ha cedido un 24%, o Acciona, con pérdidas del 21,77%, son las más penalizadas, mientras que sólo acumulan ganancias Grifols, que ha repuntado un 5,39%, y Sogecable, que ha sumado un 1,28%.

En un entorno de ciclo alcista en los mercados, a finales de 2007 los expertos ya preveían un comienzo de año difícil, en el que no se atisbaba un final, pero sí posibles retrocesos. Banco Urquijo ya adelantaba que "la incertidumbre económica y financiera tan ampliamente esperada para el primer tramo del año no se ha hecho esperar en su primera y corta semana de vida".

Tras la presentación por parte de George Bush de un paquete de medidas para hacer frente a la crisis económica y la publicación de las repercusiones de las 'subprime' en los grandes bancos estadounidenses, la volatilidad se convirtió en el pan de cada día y la prudencia fue la bandera de los inversores.

Pero en un contexto de crisis repentina y números rojos, las medidas excepcionales pasan casi desapercibidas. Con una histórica intervención de la Fed, que salió al rescate de las bolsas recortando en tres cuartos de punto la tasa de interés hasta el 3,5%, y la aparición en escena de Jérôme Kerviel, un empleado de Société Générale que causó pérdidas de 5.000 millones en la entidad francesa, los mercados volvieron a estar en jaque.

Y los intentos por devolver la calma a los mercados continúan a la orden del día. Ayer, la Reserva Federal rebajó en 0,50 puntos porcentuales los tipos de interés, para proteger la economía de Estados Unidos del deterioro del sector hipotecario. Sin embargo, Banif apunta que "el primer trimestre no va a ser un camino de rosas para las bolsas. A la pérdida de dinamismo de la esfera macro, podría seguir un ajuste a la baja en las expectativas de crecimiento del beneficio por acción para 2008".

Un abanico de positivas perspectivas

"El efecto enero en la Bolsa, un mes en el que normalmente tiende a subir, no se ha producido este año. Por primera vez en muchos años estamos en un mes de enero en el que los precios no están excesivamente caros", explica Alejandro Babío, de Fineco. El experto añade que "aunque hay peligros, nosotros estamos positivos con el mercado y nos gusta más el europeo que el español".

Pedro Cubillo, gestor de fondos de MG Valores, indica que "cada vez habrá menos volatilidad y la gente perderá el miedo a invertir. Lo peor ya ha pasado, no vamos a caer un 15% todos los meses". Para febrero, Cubillo pronostica tranquilidad.

Banco Urquijo, por su parte, realiza una comparativa del momento actual con el estallido de la burbuja tecnológica. La entidad expone que ambas crisis estuvieron precedidas de tipos de interés muy bajos y que las primeras pérdidas se debieron a excesos financieros con falta de contrapartida real. Según la firma, las ventajas en la actual situación descansan en valoraciones mejores en términos de PER, en una situación de las compañías cotizadas más saneadas y en una economía global más fuerte.