_
_
_
_
Automoción

Schmitt anuncia que Seat entró en beneficios en 2007

El presidente de la marca admite la mala imagen y dice que Martorell es demasiado grande

Seat logró volver a beneficios en 2007, después de dos años de números rojos. Así lo aseguró el presidente de la marca filial de Volkswagen, Erich Schmitt, en una entrevista concedida al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Este buen dato eso sí, no supone que los tiempos de ajuste hayan pasado para la marca. Schmitt recordó que 'la fábrica de Martorell (Barcelona) tiene hoy en día dimensiones muy grandes', con una capacidad de producción instalada es de 550.000 unidades. 'Pero produjimos el pasado año 398.000 vehículos', explicó.

En este sentido, Schmitt recordó que la dirección 'ha acordado con los sindicatos un recorte de 1.600 empleos, 900 de los cuales ya han sido reducidos de forma voluntaria, sin despidos forzosos'.

Mala imagen

Además, el ejecutivo aseguró que trabaja desde octubre de 2006 para superar la imagen de marca de que Seat es una 'mala Fiat'. El directivo alemán consideró que hoy en día necesitan un Seat 'los clientes que quieren tener un automóvil deportivo, orientado al diseño, con la calidad de Audi pero al precio de Seat'. La marca, según el directivo, 'tiene un potencial enorme pero la nueva empresa necesita una nueva manera de pensar. Por ello, presentamos el programa Seat-Excellence-Programm, que debe mejorar todos los procesos, desde la producción hasta las ventas', dijo el directivo. El objetivo es lograr unas ventas de 800.000 unidades en 2018, con un retorno a la inversión del 15%.

Además, el máximo responsable de la filial explicó que la empresa pretende mejorar la competitividad en la planta, por lo que el tiempo empleado en la producción del Ibiza deberá bajar de 27 a 18 horas.

Seat cuenta actualmente con siete modelos en tres segmentos del mercado, pero en tres o cuatro años dispondrá de quince modelos correspondientes a ocho segmentos. 'Ampliaremos nuestra cartera de productos notablemente. Hoy Seat ofrece sólo siete automóviles en tres segmentos. Dentro de entre tres y cuatro años, tendremos 15 automóviles en ocho segmentos', apostilló.

'Quien quiera comprarse un coche más grande que el León', declaró Schmitt, 'debe cambiar de marca; es nuestra intención mantener a esos clientes', Por ello, el ejecutivo recordó que Seat va a producir un nuevo vehículo sobre la base del Audi A4, que internamente la compañía llama Bolero. Para ello asegura que cuenta con el apoyo de la dirección de Volkswagen en Wolfsburgo. 'Wendelin Wiedeking presidente de Porsche y miembro del consejo de supervisión, ha apoyado y aprobado la estrategia de Seat hasta 2018, como todos los miembros del consejo de supervisión de Volkswagen', zanjó.

Para dar idea de el apoyo que cuenta la dirección de Seat en la matriz, Schmitt contó una anécdota. 'Recientemente, invité a Ferdinand Piëch presidente del consejo de supervisión de Volkswagen a que visitase la planta de Martorell. '¿Para qué? -me respondió él-, yo solo visito a enfermos'.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_