Ocio

Caída récord de las ventas de discos en España

Las ventas de música en España sufrieron en 2007 una caída del 22,7%, hasta 284 millones de euros. Este es el mayor descenso experimentado en toda la historia por el sector, que culpa del descenso a la piratería.

La industria española de la música ha acumulado su sexto ejercicio consecutivo de retroceso en las ventas. En 2002 cayeron un 16%, en 2003 un 6%, en 2004 un 13%, en 2005 un 6%, en 2006 un 15,3% y en 2007 un 22,7%. Según las cifras publicadas ayer por la patronal Promusicae, las ventas del pasado año se situaron en 284 millones de euros frente a los 367 millones de 2006.

Antonio Guisasola, presidente de Promusicae, aseguró que 'la cruda realidad estadística refleja una caída muy pronunciada en el sector'. Según el directivo, estas cifras demuestran en toda su magnitud el daño irreparable que la piratería, antes física y ahora digital, está infligiendo a nuestra industria del ocio y la cultura'.

El denominado mercado físico vio como las ventas se reducían un 25,68% hasta 257 millones de euros. Dicho recorte no se vio compensado por el crecimiento del mercado digital, cuyas ventas aumentaron un 24,2% hasta 27 millones (en cuota de mercado pasó del 6% en 2006 al 9,5% en 2007). En este sentido, el propio Guisasola indicó que, pese a la irrupción de los portales de internet para la música o las aplicaciones para los móviles, el mercado digital no representa en España ni el 10% de la facturación'.

En el caso de la música digital, las cifras españolas están muy lejos de las alcanzadas en otros mercados como EE UU. En este país, este segmento movió el pasado año 1.980 millones de dólares (1.356 millones de euros). Según la consultora Yankee Group, la música digital alcanzará unos ingresos de 3.660 millones de euros en EE UU en el año 2012.

Por compañías, Sony BMG se situó como líder del mercado discográfico español en el segmento físico con una cuota del 31,6%, gracias a las ventas alcanzadas por cantantes y grupos como Serrat y Sabina, Il Divo y La Quinta Estación. A continuación se colocó Universal Vale Music con una cuota de mercado del 23,2%, EMI con el 17,9% y Warner Dro con el 16,4%. Entre las compañías independientes destacaron casas como Blanco y Negro con una cuota global del 3,8% por delante de Discmedi con el 2,27% y Divucsa con el 1,84%. En el mundo digital, Sony BMG también alcanzó el primer puesto con una cuota de mercado del 35,2% por el 29,7% de Universal Vale Music, el 18,8% de EMI y el 15,9% de Warner Dro.

Según las estadísticas elaboradas por Promusicae, Papito, el álbum de Miguel Bosé, se convirtió en el más vendido en el mercado español en 2007 con cerca de 244.000 ejemplares despachados. El cantante, que grabó con Warner Dro, superó a los álbumes Dos pájaros de un tiro, de Serrat y Sabina (Sony BMG), Siempre, de Il Divo (Sony BMG), Por la boca vive el pez, de Fito y los Fitipaldis (Warner Dro), El mundo de equivoca, de la Quinta Estación (Sony BMG), y Premonición, de David Bisbal (Universal Vale Music).

Estos resultados llegan en un momento de tensión en el mercado de la música. La industria española ha pedido al Gobierno que siga el ejemplo de Francia, donde el Gabinete de Sarkozy ha puesto en marcha un duro plan para terminar con las redes de intercambio de archivos (P2P) y frenar las descargas gratuitas de canciones desde internet. Por otro lado, ayer el ex presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, propuso sustituir el polémico canon digital (que grava la copia privada y que, según sus detractores, persigue combatir la piratería) por una casilla en la declaración de la renta.

Gana el castellano

Las obras interpretadas en castellano tuvieron un dominio total en el mercado español. De hecho, el primer trabajo de un artista no hispanoparlante fue la recopilación de ópera Pavarotti forever, situada en el puesto 15 de la clasificación de álbumes.