Europa

La UE tiene menos margen de maniobra fiscal que en 2001

Bruselas reiteró ayer su intención de relajar la aplicación del Pacto de Estabilidad si se confirma la recesión de EE UU. Pero los 27 países de la Unión Europea disponen de menos margen de maniobra que en la anterior crisis, la de 2001, para compensar con gasto público la caída de la actividad económica. Entonces, el Pacto saltó por los aires cuando Francia y Alemania decidieron superar con creces el máximo de déficit público permitido (3%).

'Si hasta ahora decíamos que deberíamos avanzar en la consolidación presupuestaria por los beneficios inesperados de la buena situación económica, ahora decimos lo contrario porque estamos en otra parte del ciclo', señaló el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, al término de la reunión del Ecofin (ministros de Economía de la UE) celebrada en Bruselas.

Bruselas confía en que esa activación del gasto público permita compensar el impacto la crisis estadounidense en Europa. Y Almunia recuerda que, a diferencia de EE UU, donde el peso de la administración pública es menor, en Europa los presupuestos juegan un 'papel importante (...) para crear demanda cuando la actividad económica cae en otras áreas'.

La situación de las finanzas públicas de la UE, sin embargo, no parece corresponderse con el optimismo de las autoridades comunitarias sobre su contribución a la estabilidad de la demanda. Aunque Los 27 han corregido las derivas presupuestarias de comienzos de esta década, las arcas públicas parecen menos llenas que en el año 2000.

La UE cerró 2007 con un déficit público estimado del 1,1% y con algunas de sus principales economías muy próximas al límite del 3% (aunque más bajo en términos estructurales). Reino Unido se sitúa el 2,8%; Francia en el 2,6%; e Italia, en el 2,3%. De los países más grandes, sólo España y Alemania presentan superávit (del 1,8% y del 0,1%, respectivamente).

En 2001, en cambio, con la crisis del 11-S ya en marcha, la UE cerraba el ejercicio con un déficit del 1% tras comerse el superávit del 1% del año anterior. Aquel batacazo se tradujo en un rápido deterioro de las finanzas públicas y a partir de 2002, Francia y Alemania fueron incapaces de cumplir el Pacto de Estabilidad. Un año después, la zona Euro tenía un déficit del 2,8%, el más alto desde que comenzó la Unión monetaria.

Bruselas confía en que esta vez se pueda evitar una desbandada como la de entonces, aunque el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ya se permitió, incluso antes de la crisis, aplazar un año el objetivo de equilibrio presupuestario (estructural) pactado para 2010.

Almunia aseguró que ese objetivo sigue vigente, a pesar de la oferta de relajación fiscal del Ecofin. 'No son términos contradictorios', señaló el comisario. El presidente semestral del Ecofin, el ministro esloveno Andrej Bajuk, añadió al término de la rueda de prensa, en un comentario recogido por un micrófono abierto, que ese objetivo de 2010 'no era un artículo de fe'. 'Yo soy agnóstico', respondió Almunia.