Energía

REE crea una filial a la que cederá sus activos regulados

La CNE aprueba el informe sobre su retribución

En cumplimiento de la directiva europea sobre el mercado eléctrico, que fue adaptada el pasado julio en España mediante la reforma de la Ley Eléctrica, el operador del sistema, REE, ha creado una filial a la que traspasará todas sus actividades reguladas: la operación y gestión del sistema y el transporte.

La sociedad, denominada Red Eléctrica de España TSO (o Transmision System Operator) fue creada el 21 de diciembre, aunque ayer se hizo público su registro, en el que se especifica que su objeto es 'realizar cuantas actuaciones preliminares resulten necesarias' para cumplir el citado mandato legal. La directiva establece como modelo más adecuado para la gestión de la red el de TSO, que es el transportista único que, a su vez, opera el sistema eléctrico. Ambas actividades, no obstante, deben estar separadas desde el punto de vista de la gestión y la contabilidad.

Fuentes de REE señalan que la norma da un año de plazo para la creación de la filial, pero que la compañía ha preferido hacer la adaptación con tiempo para que la próxima junta ordinaria pueda aprobar ya la reforma de los estatutos y la cesión de activos que los cambios conllevan. A partir de ahora, la matriz REE mantendrá sólo los activos no regulados, como, como los negocios que tiene fuera de España.

REE 15,72 1,03%

Por otra parte, el consejo de la Comisión de la Energía aprobó ayer sendos informes sobre la propuesta de REE de revisar los valores unitarios (estándares) a utilizar para la retribución de sus activos de transporte, así como el de Industria sobre el real decreto por el que se revisa dicha retribución para los que entren en servicio a partir del 1 de enero.

Según una nota del regulador, éste reclama algunas modificaciones, como armonizar el tratamiento de las instalaciones de transporte primario y secundario; penalizar al operador si incumple la planificación energética; la tasa de actualización debería ligarse a la variación del IPC.

Asimismo, el regulador considera que la tasa de retribución debería determinarse sobre la base de un WACC aplicable a las actividades reguladas y que deberían fijarse objetivos de disponibilidad según el tipo de instalación, o unos coeficientes diferenciados según la instalación.

La CNE entiende que los valores unitarios de inversión y operación y mantenimiento no se pueden fijar sólo sobre los datos aportados por las empresas cuya retribución va a ser calculada, sino mediante 'un proceso público y transparente', dirigido por la propia Comisión, como ocurrió en el caso de la retribución del transporte del gas.