Turbulencias en los mercados

Trichet insiste en que el BCE no bajará tipos para controlar la inflación

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, destacó hoy la importancia de mantener bajo control las expectativas de inflación para ¢evitar añadir más volatilidad¢ a la situación actual.

¢En todas las circunstancias, pero incluso más en particular en periodos exigentes de importantes correcciones del mercado y turbulencias, el Banco Central tiene la obligación de anclar sólidamente las expectativas de inflación para evitar más volatilidad en mercados ya altamente volátiles¢, dijo Trichet en una comparecencia en unas jornadas sobre gestión de crisis financieras organizadas por la Eurocámara.

¢También es importante para el Banco Central garantizar un funcionamiento ordenado de los mercados del dinero al nivel de tipos de interés necesario para anclar las expectativas de inflación. Es lo que el BCE ha venido haciendo desde el principio de las turbulencias, sobre todo desde principios de agosto del año pasado¢, resaltó.

Trichet dijo a los eurodiputados que es necesario llevar a cabo una ¢reflexión cuidadosa¢ para extraer ¢posibles lecciones¢ que permitan evitar una repetición de las actuales turbulencias. En primer lugar, señaló que los bancos y las instituciones de crédito deberán ajustar sus sistemas de gestión de riesgos, porque la tormenta ha puesto de relieve que algunas categorías de riesgos (por ejemplo, los relacionados con la liquidez) han sido subestimados.

En cuanto al papel de las autoridades públicas, el presidente del BCE destacó que es importante identificar en todo momento los diversos riesgos que amenazan al sistema financiero global, promover prácticas sanas de gestión de estos riesgos, reforzar la resistencia y la capacidad de absorción de shocks de las instituciones financieras, y preparar mecanismos de gestión de crisis adecuados.

Trichet reclamó además una mayor cooperación e intercambio de información entre las autoridades supervisoras y los bancos centrales en la detección de amenazas a la estabilidad financiera, la evaluación de posibles riesgos y la toma de decisiones para contrarrestar impactos negativos.