Medios de comunicación

La salvación de Antena 3, de Pekín a Zaragoza

Eventos como la Expo, los Juegos Olímpicos o la Eurocopa auguran un buen año para los medios

Antena 3, al igual que el resto de medios de comunicación, está padeciendo las consecuencias de la etiqueta de sectores malditos en tiempos de tribulaciones económicas. La cadena de televisión ganó ayer un 3,8%, pero aún pierde un 5,8% en el conjunto del año y cotiza por debajo de niveles de hace cuatro años.

El razonamiento para huir de Antena 3 o Telecinco -cae un 9,8% este año- se centra en el recorte de la publicidad por dos razones. La primera es que en un momento de debilidad económica, que se traduce en incertidumbre laboral, y de presiones inflacionarias que merman la renta disponible el consumo se resentirá y, por ende, también lo harán las campañas de anuncios. La segunda línea es que la publicidad es una partida de gasto que las empresas tienden a recortar enseguida cuando llegan los problemas. Pero los expertos avisan: esa argumentación tiene numerosas grietas.

'Este no va a ser un mal año para los medios. En 2008 se van a dar multitud de eventos atractivos, en los que los anunciantes tienen que estar: elecciones de EE UU y España, la Eurocopa de fútbol, los Juegos Olímpicos de Pekín ola Expo de Zaragoza, por citar unos ejemplos', expone Nahum Sánchez, analista de Caja Madrid Bolsa. Sánchez considera que, además, los ratios de valoración hacen que Antena 3 y Telecinco sean dos valores 'atractivos'.

ANTENA 3 3,20 1,59%

Caja Madrid señala que, a diferencia de la anterior crisis económica, no hay un nivel de endeudamiento grave en los balances empresariales, a lo que se añade un fuerte incremento de la competitividad en todos los ámbitos, que hace arriesgado optar por recortar la presencia publicitaria.

Valoración en horas bajas

Antena 3 cotiza a un PER (Price Earnings Ratio, la relación entre el precio de las acciones y el beneficio) de unas 10,5 veces. No sólo está por debajo del promedio del mercado, sino que además también es inferior a los ratios de 13 veces que se dieron en 2003, un año nefasto en el sector en términos de ingresos publicitarios.

El bajo nivel de PER es precisamente uno de los argumentos que Goldman Sachs ha empleado para sacar a la cadena de televisión de su lista de valores que hay que vender. 'El valor ya no ofrece posibilidades de un recorrido bajista sustancial', explica Goldman, que ha elevado el consejo a neutral, con un precio objetivo de 10,4 euros.