'Telecos'

Telefónica se hace fuerte en las empresas, con una cuota del 90%

Que Telefónica es uno de los ex monopolios europeos que mejor ha sabido combatir la competencia no es un secreto para nadie. Pero hay segmentos donde lo ha hecho mejor que en otros y el que destaca por encima de todos es el mercado de las empresas, donde su cuota roza el 90% en telefonía fija, según los últimos datos de la CMT.

El número de clientes residenciales o particulares -el usuario de a pie- de telefonía fija supera con mucho al de abonados empresariales, pero en materia de volúmenes y gasto de cada uno de ellos la relación cambia drásticamente. Los consumidores corporativos son una sexta parte de los particulares, pero multiplican por seis los ingresos individuales que proporcionan al operador que se ha hecho con su contrato.

Por ello, aunque la competencia ha preferido centrarse en los usuarios particulares desde que se liberalizó el mercado, en 1998, no son pocos los nuevos operadores rivales de Telefónica que pusieron a los clientes empresariales en su punto de mira.

Pero cuando queda menos de un año para que se cumpla la primera década de apertura total de la telefonía fija en España, los datos demuestran que el ex monopolio se ha mantenido prácticamente inexpugnable en terreno corporativo. Según el informe sobre el tercer trimestre de 2007 de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, Telefónica es titular del 87,3% de las líneas de telefonía fija empresariales que hay en España.

TELEFÓNICA 3,84 -0,22%

La cifra es elevada en términos absolutos, ya que significa que su veintena de competidores han conseguido arañar poco más de un 10% de cuota de casi una decena de años. Pero también llama la atención si se compara con la cuota que tiene Telefónica en líneas para particulares, porque es mucho más reducida. El ex monopolio da servicio al 79,4% de las líneas residenciales, casi ocho puntos menos que en el más rentable territorio de los negocios.

Esta división entre segmentos también permite hacerse una idea clara sobre el perfil de cada compañía. El más claro es Ono, que tiene una cuota del 13,6% en líneas particulares y sólo del 3,7% en empresas. En este campo, además, aparecen operadoras como BT o Colt que están fuera de la competencia por clientes residenciales.

También es llamativa la diferencia que hay entre clientes y líneas, siempre según el informe de la CMT. Si se trata de medir a los usuarios, la cuota de Telefónica cae hasta el 69,4% de los particulares y el 77,7% de los negocios, mientras que Orange aparece en tercer lugar en el ranking de principales competidoras del ex monopolio. Claro que, a la vez, el número de líneas residenciales resulta inferior al de clientes, con 12,8 millones de las primeras y 14,06 millones de las segundas. ¿Cómo puede haber más usuarios de telefonía fija que líneas? La respuesta es la telefonía indirecta, que permite a las operadoras alternativas ofrecer servicio a través de la red y los accesos de Telefónica. La línea sólo es una, igual que el cliente, pero como está suscrito a la vez a dos compañías, ambas lo declaran como propio a la CMT y los números se duplican.

Esta redundancia se elimina cuando se habla de líneas, porque sólo una compañía puede ser titular de la infraestructura que llega al hogar del cliente -el llamado acceso directo-. Esta realidad explica también por qué Orange desaparece de la lista de competidoras de telefonía fija cuando se miden las líneas, puesto que su cuota en accesos directos es muy limitada.

Este ejercicio de comparación entre clientes y líneas residenciales arroja también sorpresas en el campo de las empresas. En este caso, el número de líneas es muy superior al de clientes, porque cada corporación necesita casi tantos accesos como empleados. A la vez, se demuestra que Telefónica tiene los mejores clientes empresariales: sus 1,8 millones de abonados de negocios se convierten en 4,9 millones de líneas. De ahí que su cuota del 77,7% en clientes empresariales se eleve al 87,3% cuando se miden los accesos.

Atentos a:

Los llamados servicios minoristas de telefonía fija -todos los que se prestan a clientes finales- supusieron unos ingresos de 1.833 millones para las operadoras en el tercer trimestre de 2007. De esta cantidad, la mitad proviene del segmento empresarial.

La telefonía IP avanza entre las corporaciones

Las empresas están demostrando estar a la vanguardia del uso de la telefonía IP -protocolo internet, redes de transmisión inteligente- entre los usuarios españoles. Según la tercera edición del informe Las telecomunicaciones en la empresa, realizado de forma anual por la revista Alimarket, un 6,15% de las corporaciones ha implantado estos servicios como única red para telefonía y datos, mientras que otro 21,23% la ha instalado, pero mantiene la infraestructura tradicional. El 40,78% de las sociedades reconoce que no tiene telefonía IP, pero asegura que tiene previsto instalarla.

La mayoría de las empresas la usa para la comunicación entre sedes propias, seguido de la utilización para comunicarse también con el exterior.