Alimentos

El precio de la leche se dispara más de un 20% en el último año

La leche, la harina de trigo, el aceite de girasol y el pollo figuran entre los alimentos que más se han encarecido durante 2007, según los datos facilitados hoy por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Entre diciembre de 2006 y diciembre de 2007, el precio de la leche experimentó un incremento del 25,85%, mientras que el kilo de harina de trigo aumentó el 19,08%. Las cebollas y el pollo se llevaron la palma entre los productos frescos. El alimento envasado que más se encareció en este periodo fue el aceite de girasol refinado, con un alza anual del 33,74%.

Entre los envasados también destaca el aumento anual del precio de las gambas congeladas, del 13,91%, el de los espaguetis, del 13,72% y de las sardinas en aceite, con un incremento en su precio del 13,91% en el último año.

Por el contrario, el aceite de oliva con una acidez inferior al 0,4% fue el alimento envasado que más bajó su precio, que ahora resulta el 17,24% más barato que hace un año.

Los precios del café soluble y los refrescos de cola también se redujeron, aunque a tasas mucho menores que las del aceite de oliva, con caídas del 3,06 y del 1,27%, respectivamente.

Las cebollas suben un 20%

Entre los alimentos frescos, las cebollas registraron la mayor escalada en sus precios, con un alza anual del 20,20%, seguidas de cerca por la carne fresca de pollo, cuyo precio aumentó el 16,30%.

Los limones (14,35%), los pimientos verdes (13,09%) y la anchoa (11,83%) fueron otros alimentos frescos que experimentaron mayores aumentos en sus precios en los últimos doce meses.

Del otro lado bajaron los precios del conejo de granja, el 4,02% más barato, del cordero pascual, que se redujo el 2,57% y la bacaladilla, un 2,48% más asequible.

En el mes de diciembre, tradicionalmente alcista, los alimentos que más han visto crecer sus precios fueron las gambas congeladas, con un aumento del 10,91%, el gallo (7,34%), la lechuga (6,30%) y la merluza (6,04%).

Por el contrario, la naranja fue el alimento que experimentó una bajada más acusada en este mes, del 9,04%, seguida de las patatas (0,94%) y el aceite del oliva (0,80%).