Compraventa

Repsol cierra la venta del 14,9% de YPF a Eskenazi por 1.556 millones

El viernes se cerró, finalmente, la compra de un 14,9% de YPF por parte del empresario argentino Enrique Eskenazi, que pagará 1.556 millones y tiene una opción por otro 10,1%. Esta cantidad la financiarán varios bancos internacionales y la propia Repsol, que le otorga un préstamo de más de 700 millones. La petrolera tiene ahora vía libre para colocar en Bolsa otro 20% del capital de su filial argentina.

Repsol cierra la venta del 14,9% de YPF a Eskenazi por 1.556 millones
Repsol cierra la venta del 14,9% de YPF a Eskenazi por 1.556 millones

El presidente de Repsol YPF y el empresario argentino Enrique Eskenazi llegaron al mediodía del viernes a Madrid procedentes de Buenos Aires para firmar en la sede de la petrolera la operación de venta de un 25% de la filial al Grupo Petersen, propiedad de Eskenazi, que mantiene estrechos lazos con la presidencia argentina. Tras un largo proceso que se ha prolongado durante más de un año, las partes han llegado a un acuerdo para cerrar una operación que, en una primera fase, supone la cesión del 14,9% de YPF por 2.235 millones de dólares (1.556 millones de euros), lo que supone valorar a esta sociedad en 15.000 millones de dólares (10.440 millones de euros).

El acuerdo prevé, asimismo, una opción de compra del Grupo Petersen por el 10,1% adicional de YPF, hasta completar el 25%. De esta manera se evita una opa por el 100% (lo que retrasaría el proceso y que Eskenazi tenga que desembolsar de un golpe el precio de todo el paquete. Además, libera a Repsol para poder colocar en Bolsa el 20% que tiene previsto.

Y es que en la financiación de la operación han participado, además de cuatro bancos internacionales (Credit Suisse, BNP Paribas, Goldman Sachs y banco Itaú) la propia Repsol. Según una nota remitida por la compañía que preside Antonio Brufau, ésta instrumentará, 'como es habitual es operaciones de esta naturaleza', según una nota de la compañía, un préstamo de vendedor (vendor's loan) por un importe de 1.015 millones de dólares (706 millones de euros).

REPSOL 8,13 -1,43%

En el marco de la transacción, que los socios consideran estratégica, se incluye la oferta de venta de acciones (OPV) por el 20% de su participación en YPF, con la que se dará paso en el capital a minoritarios y empleados. La operación implica una reestructuración de la dirección de la filial argentina, que presidirá Antonio Brufau. Enrique Eskenazi será el vicepresidente; su hijo, Sebastián Eskenazi, el vicepresidente ejecutivo y Antonio Gomis el director general de operaciones. También se producirán cambios en el consejo de YPF en línea con la nueva estructura de propiedad.

Menos riesgo en Latinoamérica

El cierre de la transacción ha debido esperar a que se celebraran las Elecciones presidenciales, que han dado el triunfo Cristina Fernández de Kirchner, y en el camino se ha cruzado la crisis financiera. Según la propia Repsol, la venta ha sido vista con buenos ojos por los analistas al reducir el riesgo geopolítico y permitir la obtención de recursos para financiar su plan estratégico. Además, incorpora un aliado industrial argentino y socios minoritarios locales que le 'dan más atractivo a la compañía'.

Otros expertos del mercado consideran que es el primer paso para la retirada total de Argentina.

Según el comunicado remitido el viernes, la transacción cumple con los requisitos de los reguladores de los mercados (la SEC estadounidense y la CNMV). Además, 'reequilibra el peso de Latinoamérica en su balance, sin perder presencia ni compromiso en el área'.

Tras la firma del acuerdo, Brufau aseguró que 'el Grupo Petersen es el socio idóneo por su experiencia en mercados regulados (...) y su conocimiento de la realidad argentina a lo largo de sus más de 85 años de existencia'. Para Brufau, el nuevo socio 'se integra con vocación de permanencia' en la compañía'.

Por su parte, Eskenazi señaló: 'Hemos elegido ingresar en dos etapas en el accionariado porque era la fórmula más rápida y eficiente para entrar en la compañía'.

Suspensión

La CNMV y la Bolsa de Buenos Aires decidieron el viernes suspender la cotización de los títulos de Repsol y de YPF, respectivamente, a la espera de que se dieran a conocer los detalles del acuerdo de compraventa firmado con el Grupo Petersen.

Los socios evitan una opa total

El empresario argentino Enrique Eskenazi y Repsol buscaban desde hacía meses una salida al intrincado laberinto regulatorio argentino que permitiera a aquél comprar un 25% de la filial YPF en el plazo más breve posible y en unas condiciones financieras aceptables. Repsol esperaba cerrar esta operación, con un claro trasfondo político, para desbloquear la colocación en Bolsa de otro 20%.

La complicación procedía de los estatutos de YPF, que fijan que por encima del 15%, es necesaria una opa por el 100%. Repsol no es propietaria de todo el capital de YPF (aún existe un 0,96% en Bolsa), lo que le obliga a hacer una oferta a los pequeños inversores.

Sin embargo, la opa supondría dilatar el fin del proceso durante seis meses (primero para la oferta pública) y después para comprar el 10% restante.

Con la solución de adquirir el 14,9%, con una opción de compra por la participación restante, hasta el 25% comprometido, el proceso se cierra en tres meses y, a partir de entonces, Repsol tiene la puerta abierta para colocar en Bolsa un 20%, que le permitirá mantener el control y le dará liquidez.

æpermil;ste era el acuerdo que prácticamente tenían cerrado la semana pasada los ejecutivos de las empresas, aunque entre los técnicos existen dudas sobre el cumplimiento del plazo, según la compañía.