Buen gobierno

Las biotecnológicas buscan un código de buenas prácticas

Las empresas biotecnológicas europeas trabajan en un proyecto de buenas prácticas comunes para su industria. Pretenden lograr pautas para las prácticas de la compañía y que la sociedad comprenda mejor los asuntos bioéticos.

Cómo se investiga con células madre? ¿Qué tipo de prácticas se llevan a cabo en la manipulación genética? ¿Cómo puede mejorar esta nueva tecnología la calidad de vida del ser humano? La sociedad se hace preguntas al respecto de las novedosas prácticas biotecnológicas, que ya están presentes en las casas, en las noticias, en el día a día.

Para mejorar la comprensión de estos temas y aportar luz a las cuestiones relativas a la ética de estos procesos, empresas biotecnológicas de España, Estonia, Hungría, Suecia y Francia trabajan en un proyecto europeo de buenas prácticas bioéticas, llamado From GMP to GBP: Fostering Good Bioethical Practices among European Biotechnology Industry.

Los organizadores, que en el caso de España se articulan a través de la patronal de las biotecnológicas Asebio, esperan que 'con este proyecto, mejore la comprensión de la bioética utilizando la práctica diaria de las compañías de biotecnología'.

El objetivo principal del programa 'debe desarrollar una metodología estándar para alcanzar y aplicar futuras buenas prácticas bioéticas', explican sus promotores. Estas pautas se aplicarían en las 'compañías europeas y en la sociedad en general para solventar las discrepancias existentes entre la ciencia y la sociedad', detallan.

Como la idea es acercar las prácticas biotecnológicas a la sociedad, una de las formas de creación de este proyecto de buenas prácticas es a través de dar entrada a los ciudadanos al debate. Así, Asebio llevó a cabo la experiencia recientemente en Madrid.

Opinión de los ciudadanos

La patronal seleccionó a un grupo de personas, ciudadanos anónimos, escogidos aleatoriamente y sin ninguna formación específica en temas biocientíficos.

Las ocho personas que aceptaron formar parte de este jurado popular escucharon, de boca de un grupo de expertos, distintos puntos de vista sobre las terapias avanzadas genéticas y celulares, que se están aplicando en la medicina actual para el tratamiento de enfermedades degenerativas de los huesos o injertos de piel en pacientes quemados o cáncer.

El panel de expertos reunía a representantes de la industria, del ámbito académico, investigador, hospitalario pero también incluyó a asociaciones de pacientes y profesionales de los medios de comunicación. La sesión también incluyó un público interesado en acudir a la experiencia, que tuvo la oportunidad de participar en el debate. Tras escuchar a los expertos, el jurado debatió y trabajó en un documento de conclusiones sobre los temas durante un debate a puerta cerrada.

Las empresas interesadas articulan su colaboración en este proyecto de dos maneras: la primera, en la que más compañías participan, supone rellenar un amplio cuestionario anónimo sobre las prácticas que llevan a cabo durante sus investigaciones. Unas 70 empresas españolas han contestado o quieren contestar a este análisis.

Además, unas 14 compañías del sector se han prestado voluntarias para realizar un examen más exhaustivo de sus actividades, para hallar las buenas prácticas buscadas.

Preocupación por el acceso igualitario a las terapias

Una preocupación social es el acceso igualitario a las nuevas terapias biotecnológicas. El jurado reunido por Asebio expresó su preocupación ante el riesgo de que esos tratamientos se conviertan en una exclusiva de la clase económica más favorecida y pidieron que se respete la igualdad en la accesibilidad a la terapia por los distintos colectivos. Destacaron la necesidad de una mayor información y difusión sobre los potenciales beneficios, alcance y ventajas de las nuevas terapias para la mayor concienciación ciudadana. Coincidieron de forma unánime en la prioridad de esta acción para lograr una mayor difusión de los resultados y ampliar la información sobre los avances biomédicos.