Allan Conway

'Los emergentes tienen potencial para otros diez o quince años'

Licenciado en Económicas en 1971 por York University es especialista en emergentes desde hace 20 años, área que dirige en Schroders desde su aterrizaje en 2004

La buena evolución de los mercados emergentes este año pone en evidencia que su desvinculación de las economías desarrolladas es cada día mayor. Regiones responsables de dos tercios del crecimiento mundial, dependen cada vez menos de las exportaciones a EE UU, a la vez que su demanda interna cobra fuerza. En opinión de Allan Conway las expectativas para los mercados emergentes siguen siendo buenas por sus mejores perspectivas económicas. El único problema es que las valoraciones empiezan a ser exigentes.

¿Cómo de mala tiene que ser una recesión en EE UU para que los emergentes se resientan?

Los mercados emergentes son cada vez menos dependientes pero cualquier desaceleración en EE UU tendrá un impacto. Por eso, si el incremento del PIB pasa del 2% al 1,5% quizá los emergentes crezcan un 0,2% menos. En cualquier caso, estas economías se expanden consistentemente entre el 3,5% y el 4% más rápido cada año, una horquilla que por tanto apenas se vería afectada. Por eso, incluso si EE UU crece un 1% menos, todavía veríamos crecimientos en los emergentes entre el 4% y el 5%. El motivo es que el dinamismo interno de estas economías es cada vez mayor y las exportaciones a EE UU ya no son tan importantes. De los 20 principales valores cotizados de países emergentes sólo cuatro dependen de manera significativa de EE UU. Ahora las exportaciones entre emergentes son mucho más relevantes. Y los fundamentales económicos son más fuertes atendiendo a cualquier indicador, ya sea deuda, reservas extranjeras, balanza comercial o inflación.

¿Cuál es el principal riesgo?

China se ha convertido en el motor de crecimiento de los mercados emergentes. Por eso hay que estar atentos a cualquier factor que pueda provocar problemas a China. De todas formas, si comparamos su potencial de crecimiento con otras economías como Japón o Corea cuando estaban en un momento de desarrollo similar al de China hoy vemos que el potencial es enorme. Le quedan otros 10 o 15 años de crecimiento fuerte. Por supuesto no crecerá un 12% todos los años, igual los hay del 7%, pero la tendencia alcista es clara.

¿Cuánto más puede durar la tendencia alcista de los emergentes?

Los mercados emergentes han pasado de cotizar con descuento a hacerlo a la par que los mercados desarrollados. Ya no hay descuento pero existen argumentos a favor de una cotización con prima en estas regiones debido a su mayor crecimiento relativo y mejores fundamentales económicos. A partir de ahora el crecimiento de resultados será el motor de las subidas. Por tanto, las perspectivas para los mercados emergentes son buenas para los próximos 10 o 15 años.

¿No ha sido un poco excesiva la subida? ¿Cuánto dinero del que ha apoyado estas alzas era puramente especulativo?

Yo diría que la mitad de la liquidez que ha apoyado la subida de los emergentes era dinero especulativo, menos que en el pasado. Es cierto que desde 1998 el índice MSCI de mercados emergentes gana alrededor del 400% y está cerca de máximos. Sin embargo, una de las cosas que sorprende es que el PER está en línea con la media porque la subida de precios se ha justificado con el crecimiento de resultados. Creo que a partir de ahora hay dos estrategias a seguir. Un inversor con una visión a largo plazo debería tener exposición a emergentes porque son las economías impulsoras del crecimiento mundial. Dos tercios del PIB global viene de estas regiones. Ahora bien, si hablamos de un inversor sobreponderado en estos mercados, tácticamente le aconsejaría aprovechar los picos para tomar algunos beneficios. No creo que sea el momento de aumentar la exposición más.

¿Cuáles son sus principales preocupaciones?

Nuestras preocupaciones no vienen de los mercados emergentes. En el corto plazo los problemas derivados de la restricción de crédito por la crisis subprime tanto en Europa como Estados Unidos son el principal riesgo. Podrían extenderse a otras áreas y esto afectaría a la liquidez, uno de los principales motores de los mercados, incluyendo los emergentes. Este es el principal riesgo y por eso estamos muy cautelosos.

¿Cuáles son sus principales apuestas?

México no nos gusta. Si EE UU tuviera problemas México sería una de las economías más afectadas. Nos gusta Brasil por las mejoras económicas, la estabilidad policía y una valoración razonable aunque nuestra principal preocupación es que todo el mundo está invertido allí ya, por lo que no sabemos de dónde pueden venir más compradores. Sobreponderamos Corea, Tailandia, Brasil, Colombia, Egipto, Rusia y Turquía.

A un pinchazo en China seguiría un rebote rápido

La escalada vertical del mercado chino recuerda a los tiempos de la burbuja tecnológica de finales de los noventa. Allan Conway reconoce que hay una importante inflación de precios en la Bolsa China pero comenta que los mercados emergentes en general se encuentran en los estadios iniciales en comparación con otras burbujas recientes como la de Japón o Taiwán. En opinión de este experto el futuro del mercado chino dependerá en buena medida del gobierno. Una devaluación de la moneda o una mayor carga impositiva son dos soluciones que ayudarían a desinflar la burbuja bursátil, que recuerda no se ha trasladado a la economía.

En cualquier caso, una explosión abrupta, acelerada por ejemplo por la crisis subprime, tampoco le preocuparía en exceso. En su opinión el resto de mercados lo acusaría pero las implicaciones económicas fuera de China resultarían prácticamente imperceptibles. 'Incluso en China sería un impacto limitado porque todavía la población con exposición a la Bolsa es minoritaria. Incluso si cayera un 1% el PIB todavía crecería en el entorno del 10%. Una cifra aún fantástica'.

Allan Conway cree que los mercados emergentes repetirían lo ocurrido en verano cuando la crisis subprime generó fuertes caídas en las Bolsas a nivel mundial. Los índices emergentes se recuperaron casi a la misma velocidad y dibujaron escenarios en V, algo que ha vuelto a ocurrir tras la última oleada vendedora de noviembre y que no descarta se repita.

'En momentos difíciles son los primeros mercados donde se toman beneficios pero en cuanto las caídas resultan fuertes no tarda en volver el dinero porque los fundamentales económicos y el potencial son realmente buenos', asegura.