La opinión del experto

El talento es el que dicta las condiciones

Juan Carlos Cubeiro explica cómo Fernando Alonso contradice la fábula del hijo pródigo al volver a Renault imponiendo condiciones. Sólo falta saber si su compañero Nelsinho Piquet soportará ser segundo

Todos recordamos la parábola del hijo pródigo. El pequeño se marchó de casa, malgastó la herencia y tuvo que volver compungido, con el rabo entre las piernas, para conseguir el perdón de su padre. Eran otros tiempos. En un mundo en el que el talento es más escaso que el capital, las cosas funcionan de otra manera. Como muestra representativa, el fichaje de Fernando Alonso por Renault para 2008 y 2009.

Alonso dejó Renault voluntariamente, molesto por el exceso de mimo que le mostraba Flavio Briatore y atraído por los sueños de grandeza que le ofrecían Ron Dennis y la escudería Mercedes-McLaren. Esta temporada se ha sentido humillado, engañado y ultrajado por el trato de favor hacia el novato Lewis Hamilton, cuando él era el vigente campeón. La lucha interna entre los dos pilotos de la escudería posibilitó el pasado octubre en Interlagos (Brasil) el triunfo en el mundial de Kimi Raikkonen, de Ferrari. A 20 vueltas del final (antes de que Felipe Massa cediera el primer puesto a su compañero Kimi), nuestro compatriota era, de nuevo, campeón mundial.

Por todo ello, aunque tenía contrato por tres años, Fernando Alonso y McLaren rompieron de mutuo acuerdo en noviembre. El piloto asturiano ha recibido ofertas de la práctica totalidad de las once escuderías (incluso de McLaren, semanas después). Se ha tomado unas merecidas vacaciones y, en sus palabras, 'la decisión de elegir un equipo no me llevó más de una semana, porque tanto yo como mi gente teníamos muy claro lo que queríamos'. No se ha decantado por la que le parecía más simpática (Red Bull) ni por la que le ofrecía más dinero (Toyota, hasta 70 millones de euros anuales), sino por Renault. Y lo ha hecho en base a tres criterios: el proyecto deportivo y el enorme palmarés de la escudería francesa, el salario que va a percibir (42 millones de euros, el doble de lo que ganaba en McLaren, seis millones más que Schumacher en Ferrari y 12 más que Raikkonen) y que 'es una escudería que sabe lo que hay que hacer para ganar'. No es sorprendente, pues según Adecco, lo más importante para los profesionales es el reconocimiento de los superiores (95% de los casos), el compañerismo (94%) y la retribución (90%).

Para ING Renault no ha sido un buen año (apenas 51 puntos en el mundial de constructores), y por eso sus dos pilotos de 2007 (Giancarlo Fisichella y Heiki Kovalainen) dejan el equipo. Al final, el talento (Alonso) ha impuesto sus condiciones: dos años de contrato (Briatore quería tres), posibilidad de que el piloto asturiano rescinda tras la primera temporada si el coche no es competitivo y, además, la gestión de su publicidad personal, algo que no le permitía la firma británica. Si la cosa sale bien, Alonso y Renault volverán a ser sinónimo de éxito. Si no, el piloto asturiano podría marchar con Ferrari.

Sólo hay un obstáculo potencial, una vez más, ligado a las emociones humanas. Fernando podría tenerlo difícil con Nelsinho Piquet (22 años, cuatro menos que él), su compañero de escudería. Al parecer, responde a un perfil similar a Lewis Hamilton (ambos compitieron en GP2 en 2006), con la agravante de que su padre es el mítico tricampeón del mundo (1981, 1983 y 1987) y puede contar con el apoyo del hombre más rico del planeta, el mexicano Carlos Slim, dueño de Telmex. Aunque el chaval parece un encanto y quiere aprender del bicampeón español, Nelson padre ha declarado: 'Ha llegado el momento de que Nelsinho demuestre su talento. Es un piloto rápido, pero tiene que llegar a la F-1 convencido de que, esté quien esté al otro lado del box, debe superarlo. Esa es la única forma de demostrar si eres bueno o no en esta competición. Mi hijo no va a ser el segundo de nadie'. Nelson Piquet lo sabe bien, porque venció a su compañero Nigel Mansell cuando ambos eran pilotos de Renault. El que está eufórico ante la vuelta de Alonso es Flavio Briatore: 'Fernando y Nelsinho formarán uno de los tándem más prometedores de 2008. Estamos contentos de recibir a Fernando. Con nosotros alcanzó sus dos títulos. Sus cualidades de pilotaje y liderazgo son conocidas y tenemos hambre de reiniciar una etapa fructífera'.

Tras el fichaje de Alonso, las acciones de Renault subieron un 4,67%, el mayor incremento del Euro Stoxx 50 y récord del año en una jornada bursátil. ING se frota las manos por su impacto mediático (la percepción mundial del grupo holandés se ha multiplicado por cuatro desde que entró en la F-1 este año), la Mutua Madrileña acompañará muy probablemente a Alonso también esta nueva temporada y hay un proyecto del Real Madrid (de momento, aparcado) para figurar en su vehículo.

Con las nuevas normas (especialmente la prohibición de las ayudas electrónicas), el talento de Alonso o de Raikkonen destacará aún más en el campeonato, por encima de la tecnología. El próximo 22 de enero, en Cheste (Valencia), tendremos ocasión de volver a ver a Fernando subido a un monoplaza, a su R28. Vuelve la marea azul. Al fin y al cabo, tiene sentido: es el color de la bandera asturiana que tanto le empuja.

Juan Carlos Cubeiro. Director de Eurotalent