La mayor salida a Bolsa

Renovables baja en su estreno bursátil

Los primeros pasos bursátiles de la filial ecológica de Iberdrola dejaron fríos a sus más de 300.000 nuevos accionistas. Condicionada por un entorno de mercado hostil -el Ibex 35 cerró con una brusca caída del 2,27%- y a pesar de que fijó el precio en 5,3 euros, el mínimo de la banda orientativa de precios, finalizó la sesión con un retroceso del 2,83%, hasta 5,15 euros por título.

La expectación ante el debut de la mayor colocación en la historia del parqué español se tornó en inquietud a los pocos minutos de que sonara la campana que daba comienzo a la andadura bursátil de Iberdrola Renovables. El esmerado despliegue para recibirla en el palacio de la Bolsa, con césped y aerogeneradores incluidos, quedó en un segundo plano rápidamente al comprobar cómo el estandarte español de la energía verde debutaba sin la fuerza esperada. Marcó su primer cambio a 5,25 euros, pero la situación fue complicándose a medida que pasaban los minutos, de tal forma que a las 12.04, ante el asombro de los asistentes, llegó a marcar un mínimo en 4,97 euros.

Mientras, Ignacio Galán, presidente tanto de la matriz como de la filial, daba la bienvenida a los 420 fondos de inversión y 300.000 accionistas minoritarios: 'Todos ellos pueden estar seguros de que haremos todo lo posible para no defraudarles', aseguraba. Más tarde, el ejecutivo advirtió que 'la evolución durante el primer día no es significativa' y afirmó que Renovables 'es un proyecto de futuro'.

Galán explicó que el precio final establecido para la Oferta Pública de Suscripción (OPS) se situó en 5,3 euros por título, el mínimo de la banda orientativa que iba hasta los 7 euros, tras escuchar a los inversores institucionales, y defendió además que es 'atractivo'.

Lo cierto es que la jornada, con importantes caídas desde primera hora, no facilitaba para nada un estreno bursátil. De hecho, el Ibex 35 finalizó con una caída del 2,27%, su peor día desde el 7 de septiembre (véase página 25). Con todo, la trayectoria de la debutante fue de menos a más y, tras los primeros minutos de angustia, comenzó a llegar el dinero, de tal manera que alcanzó su máximo del día en la primera media hora de cotización, en 5,29 euros. A continuación, se estabilizó en un rango entre los 5,18 y 5,28 euros, si bien fue perdiendo fuelle en los últimos minutos y concluyó con un retroceso del 2,83%, hasta 5,15 euros, lo que le convierte en el segundo peor estreno del año, tras Renta 4, que perdió un brusco 7%.

El papel de las entidades coordinadoras de la OPS ha sido dispar. Los brókeres de Merrill Lynch y JPMorgan acumularon acciones en términos netos (compras menos ventas) valoradas en 101,4 millones de euros, según Bloomberg. En el otro lado de la balanza, los intermediarios de Santander y BBVA vendieron, en términos netos, títulos por 105,4 millones de euros. En cualquier caso, la expectación causada por el debut fue incuestionable, puesto que Iberdrola Renovables se convirtió en el segundo valor más negociado por efectivo con un total de 887,92 millones de euros, según Infobolsa, lo que representa el 12,7% de los 7.016,9 millones de euros negociados en el Mercado Continuo en la sesión. Al cierre, el valor de la debutante se situaba -sin incluir el green shoe u opción de compra reservada a las entidades coordinadoras- en 21.358 millones de euros, permitiendo que ocupe el octavo puesto por capitalización respecto a las empresas que forman parte del Ibex 35.

El primer día no decide la tendencia a largo plazo

Había poco margen para ganar el primer día con esta OPS, según repitieron una y otra vez los expertos que no estaban implicados en la operación. No se cansaban de señalar que su mayor potencial descansa en el largo plazo, cuando demuestre su gran potencial de crecimiento. En todo caso, Renovables se une a la lista de decepcionantes estrenos de 2007, puesto que cinco de los 10 registran pérdidas (véase gráfico).

Eso sí, el comportamiento del primer día de cotización no determina la evolución a medio y largo plazo de una empresa. El ejemplo más claro es GAM, que perdió un 7,88% en su debut celebrado el 13 de junio de 2006, aunque también hay que mencionar a BME, Cintra, Enagás o Iberia. Todas sufrieron pérdidas entre el 1,7% y el 5,4% el primer día y acumulan ahora cuantiosos avances.

Un debut en Bolsa con más nervios que euforia

Todo el staff de Iberdrola y directivos de entidades financieras participantes en esta OPS, aunque no los cargos máximos, estaban ayer presentes en la madrileña Plaza de la Lealtad en la presentación de la salida a los mercados bursátiles de la principal filial del grupo eléctrico. Uno de los objetivos era el apoyo a su presidente, Ignacio Galán, en una jornada que ni mucho menos se presentaba plácida como el paseo dominical de la banda de música municipal. La realidad no defraudó y apenas se percibieron los tintes festivos propios de estos eventos. Los nervios ya eran evidentes poco antes de las doce del mediodía, cuando todavía no se conocía la primera reacción del valor, y fueron más palpables cuando la acción perdía los cinco euros.

Pero, como si fuese una consigna o por propia convicción, los directivos de la eléctrica manifestaban, incluso antes de las doce horas que, con las circunstancias de los mercados, el estreno no podía ser bueno. Si para Napoleón su principal enemigo en su campaña militar en Rusia fue el general invierno, el de Renovables ha sido el pésimo ambiente de las Bolsas. El champán estuvo presente, pero no la euforia.

Entrada de Fonditel, Gartmore y Black Rock

Fonditel, BBVA Gestión, Aviva, Banif y Omega son algunas de las entidades financieras españolas que han entrado en Renovables dentro del tramo destinado a los inversores nacionales cualificados, a los que se destinó el 15% de la colocación. Entre los fondos extranjeros que más peso han tomado en el capital de la filial de Iberdrola están Wellington, Alliance Bernstein, Gartmore, Blackrock (filial de Merrill), Capital Research y Newton. Del conjunto del capital destinado a los inversores cualificados, las entidades españolas se han quedado con 31% de los títulos; las británicas, con otro 31%, y las de Estados Unidos, con un 20%. En principio, la OPS no ha atraído a los hedge funds. En medios financieros se interpreta este reparto como que la operación ha encontrado más eco en los países en los que Iberdrola está presente: España, Reino Unido y Estados Unidos.

En conjunto, la oferta ha atraído a 420 fondos institucionales, de los que más del 80% ya formaba parte del accionariado de Iberdrola, lo que para Galán es una muestra de la confianza de los accionistas en la empresa. No obstante, también ha sido una de las razones de la oferta a la baja del precio de entrada de estas entidades.

Pero, según fuentes financieras, y pese a la decepción inicial, Renovables ha obtenido más de 4.000 millones de euros del mercado, antes del green shoe, lo que le permitirá abordar el plan de financiación de sus inversiones con un balance saneado. Y destinará unos 3.800 millones a cancelar su actual deuda, la mayor parte contraída con el grupo, con lo que afrontará la nueva etapa como compañía cotizada con cero endeudamiento.