Pedro Dañobeitia

'Los fondos ganarán peso cuando bajen los tipos'

Se cumplen en 2007 cinco años desde que DWS, la gestora de fondos de Deutsche Bank, decidió unificar la marca para toda Europa y apostar con fuerza por la arquitectura abierta o, lo que es lo mismo, distribuir sus fondos a través de terceros. Pedro Dañobeitia (Cantabria, 1963) califica la decisión de todo un éxito. El negocio de DWS en España se ha multiplicado por tres en cinco años, hasta alcanzar unos activos bajo gestión de 10.200 millones de euros, incluida la división latinoamericana de la gestora.

¿Cuál ha sido el papel de las gestoras extranjeras en España?

En 1999 o 2000 pensábamos que este mercado iba a evolucionar hacia una arquitectura abierta, como en otros países. Pero nos parecía complicado vender a través de terceros productos gestionados fuera de España. Creo que la evolución de la arquitectura abierta hasta ahora ha sido bastante buena. Hubo un golpe muy fuerte al inicio, porque la llegada de los fondos extranjeros coincidió con una caída muy fuerte de la industria, con lo cual parecía que el fondo extranjero iba a traer la solución. El boom comienza en 2002 y 2003, después de un periodo muy malo de la Bolsa. El inversor tenía la sensación de que la gestoras domésticas lo habían hecho mal, lo que no era cierto; era simplemente que antes no había oferta internacional.

DWS apostó en 2002 por tener una sola marca en toda Europa. ¿El resultado ha sido positivo?

En aquel momento fue una gran apuesta. En Alemania tenemos una cuota de mercado muy grande, entre el 20% y el 22%, y eso hace difícil seguir creciendo en ese mercado. Esa apuesta en 2002 estaba muy dirigida a seguir creciendo de una forma orgánica en otros mercados. La única forma era analizar dónde estaban los mercados, ver dónde teníamos cierta presencia y dónde había posibilidad de crecer. Esa fue la gran apuesta y así hemos crecido en Francia, en España, en Italia, en Holanda, en Rusia, en Polonia y en Portugal.

El negocio de los extranjeros ha estado sustentado por los inversores institucionales. ¿Espera un desarrollo de la venta directa al inversor minorista?

El crecimiento de las gestoras internacionales ha venido en gran parte por los fondos de fondos. La gran mayoría empezamos por ahí. El segundo paso es sin lugar a dudas el acercamiento al cliente minorista: primero a través de banca privada y luego a través de distribución minorista.

¿No está saturado el mercado de las gestoras extranjeras en España?

En 2003 o 2004 se dio un efecto llamada. Se empezaron a mover volúmenes enormes y muchas gestoras, sobre todo europeas, empezaron a venir a España porque consideraban había unas expectativas de crecimiento muy importantes. Para vender aquí fondos de una forma simple, basta con montar una oficina con dos o tres personas y si tienes un buen producto te puedes acercar a los grandes compradores. Además, una regulación europea, que permite que un producto viaje por toda la UE, lo hace relativamente fácil. Ahora bien, hay una serie de actores con un libro de negocio importante que podemos aguantar sustos en un momento dado y hay otros que no. Con el tiempo el mercado va colocando a los que tienen un carácter de permanencia y a otros que con un pequeño volumen deben consolidar cuando viene una pequeña crisis. Es necesario tener una buenas estructura para dar servicio en un país tan sofisticado como España.

¿Qué perspectivas tiene para la industria de fondos?

Este año la industria de fondos está sufriendo en toda Europa. Pero creo que es pasajero. Hay una razón estacional que es la subida de tipos. Siempre que suben, el producto monetario sufre. El traslado hacia depósitos, estructuras y certificados se está produciendo en muchos países. En España son cantidades enormes. El 80% del exceso de ahorro se ha dirigido a depósitos. Todo eso ha hecho que la industria haya sido la gran penalizada. Pero somos optimistas. Creo que la industria va a seguir creciendo. En el momento en que se empiecen a descontar bajadas de tipos, el dinero empezará a entrar de nuevo.

'La crisis actual ha beneficiado a los 'hedge funds'

'Pensamos que la que la acogida de los hedge funds ha sido buena, primero porque era algo muy esperado, segundo porque no había nada en España y tercero, porque nada más empezar hemos tenido que hacer frente a un prueba de las duras', comenta Dañobeitia. 'La crisis de crédito de agosto fue una prueba muy importante. Hasta donde yo sé las carteras han sufrido, pero ya han cogido velocidad de crucero y están ofreciendo rentabilidades interesantes. La situación ha sido muy buena. Se ha lanzado un producto y ha habido una crisis a los tres meses. Eso te permite ir a hablar con un cliente y mostrarle cómo se ha hecho frente a la crisis. Eso va a animar a los inversores'.

El directivo de DWS observa tres grandes tendencias en lo referente al lanzamiento de nuevos productos. 'Una es el alfa', afirma. 'Los clientes buscan cada vez más gestores que puedan producir alfa valor añadido a las carteras en distintos escenarios y menos referencias a índices'. Otra tendencia es la de los fondos temáticos, donde está aumentando la demanda por las infraestructuras, la alimentación y los fondos verdes, de responsabilidad social y energías alternativas. El tercer pilar son los hedge funds, para los que Dañobeitia prevé un aumento de la demanda después de la acusada subida de las Bolsas en los últimos años.