CincoSentidos

Redescubrir Salamanca con ojos universitarios

La ciudad es un bello entorno monumental repleto de vida

La cultura española no sería igual sin la aportación de la universidad salmantina. Su origen está en 1218, cuando Alfonso IX funda el Estudio General del Reino, del que nacerá la Universidad en 1254 por iniciativa de Alfonso X El Sabio. Desde entonces son los estudiantes quienes dan su pulso a la ciudad.

En el centro de Salamanca se encuentra su plaza barroca del siglo XVIII, de las más bellas de España. Tras reponer fuerzas en uno de los numerosos bares y restaurantes de la zona, el visitante puede dirigir sus pasos por la calle Mayor hacia la inconfundible Casa de las Conchas, construida en el Siglo XV y llamada así por las conchas que decoran su fachada (su promotor era caballero de la Orden de Santiago).

Justo detrás está la iglesia de la Clerecía, actual sede de la Universidad Pontificia. La llamada catedral nueva se inició en 1513 y se terminó en 1733, y está considerada como uno de los mejores ejemplos del gótico tardío español. En su riquísimo interior se conserva el Cristo de las Batallas (Siglo XI), que perteneció al Cid. La tradición cristiana también se manifiesta en la abundancia de conventos. En la fachada plateresca de la Universidad hay tres calaveras, y sobre una de ellas la famosa rana, que en realidad es un sapo. Por eso el recuerdo más típico es una reproducción de éste pequeño animal. Visto el éxito logrado, tras la restauración que se realizó en la catedral nueva en 1993, en la puerta de Ramos se colocó un pequeño astronauta que sirve de entretenimiento para los turistas.

Si se prefieren los espacios naturales, se puede visitar una bella cascada cercana al pueblo de Pereña, en el norte de la provincia. Su nombre, el pozo de los Humos, hace referencia a la pulverización que sufre el agua del río Uces tras caer desde una altura de 50 metros, y unirse al Duero. Para llegar se coge una pista de 5 km. desde Pereña por el camino de Valdazar, donde se encuentra una explanada en la que se puede aparcar y ver la cascada.