Inmobiliaria

La AMF investiga la actuación de Rivero y Soler en Gecina

La AMF, el organismo regulador del mercado francés, estudia si existe concertación entre los accionistas de Gecina, la filial francesa de Metrovacesa. Joaquín Rivero, presidente de Gecina, y su socio Bautista Soler han tenido que comunicar a la AMF sus participaciones en Gecina y ambos han asegurado que no existe concertación. Si AMF les halla culpables de concertación les obligará a lanzar una opa por el 100% del capital.

La operación de reparto de Metrovacesa entre el presidente, Joaquín Rivero, y la familia Sanahuja todavía no ha terminado.

En virtud de ese acuerdo Rivero mantendrá el control sobre Gecina, una de las mayores inmobiliarias francesas y sobre la que Metrovacesa poseía casi el 70% del capital. Rivero preside Gecina, en la que participa también Bautista Soler. Este último acudió en ayuda de Joaquín Rivero cuando el pasado año la familia Sanahuja lanzó una opa por el 20% adicional de Metrovacesa, logrando entre los dos neutralizar esa opa con una oferta superior.

El acuerdo de separación contempla una oferta de reducción de acciones sobre Gecina. Tanto Rivero como Soler han tenido que comunicar a la autoridad del mercado francés (Autorité des Marches Financiers, AMF) sus participaciones en la inmobiliaria gala. Según dichas comunicaciones, enviadas esta semana, Rivero posee el 17,8% del capital de Gecina y Bautista Soler el 15,36%. Ambos empresarios en el mismo comunicado enviado a la AMF aseguran que actúan sin concertación con otras personas. No obstante, ninguno de los dos ha ocultado en ningún momento que son socios.

La AMF señala en otro comunicado que ha recibido dichas informaciones por parte de Rivero y Soler y destaca las declaraciones de ambos sobre la no existencia de concertación alguna. 'Las declaraciones de Rivero y Soler destacan que no existe ni existirá concertación en Gecina', dice la AMF.

El organismo regulador del mercado francés indica que 'examina en la actualidad el accionariado de Gecina' y 'especialmente' el acuerdo de separación de Metrovacesa anunciado el pasado 19 de febrero.

La AMF añade que el examen que está realizando de la operación y las comunicaciones previas 'no prejuzga la posibilidad de que exista concertación entre los accionistas de la inmobiliaria Gecina'.

Denuncia de accionistas minoritarios

Por otro lado, la asociación de accionistas minoritarios francesa Adam se ha dirigido también esta semana a la AMF para requerir al organismo que solicite a Rivero y a Soler efectuar una oferta a todos los accionistas de Gecina valorando el precio de cada una de sus acciones en 129,36 euros.

Dicho precio es el que Rivero pactó con Sanahuja en el acuerdo de escisión de Metrovacesa, en el que hay un canje de acciones entre Metrovacesa y Gecina. El viernes Gecina cerró a 116,7 euros por título.

'Para demostrar que todos los accionistas de Gecina son iguales tendrían que ofrecer el mismo precio a todos los accionistas' ha declarado Colette Neuville, presidenta de Adam, en una conversación telefónica con la agencia Bloomberg.

La existencia de concertación entre accionistas cuyas participaciones alcanzan el 33,5% del capital de una compañía cotizada en Francia obliga a la presentación de una oferta igual a la que lanzaron para hacerse con ese porcentaje al resto de los accionistas. La suma de las participaciones declaradas de Rivero y Soler en Gecina supone el 33,16% del capital total. Fuentes consultadas ayer en Metrovacesa aseguraron que no existe concertación entre los dos empresarios. Soler y Rivero se aliaron el pasado año para contrarrestrar el avance en el capital de Metrovacesa de la familia Sanahuja.