Economía

La edad de jubilación en el mundo aumenta progresivamente

Retrasar la edad de jubilación se ha convertido en la última tendencia del ámbito laboral. Una moda que afecta a países de todo el mundo y en especial a los de la zona euro que, con una vida laboral corta, ya han establecido planes para prolongarla, al menos, hasta los 65 años. Detrás de esta medida está la necesidad de controlar los costes asociados a la mayor esperanza de vida.

Italia, Reino Unido, Dinamarca, Austria, Bélgica o Hungría son algunos de los países europeos que ya tienen en marcha planes para prolongar la vida laboral. En la mayoría de los casos, el objetivo es acercarse a los 65 años, una edad que ya está implantada en otros países que, a su vez, también apuestan por ir retrasando la edad de jubilación, como sería el caso de Alemania, donde ya está previsto pasar de los 65 a los 67 años entre 2024 y 2027. Como así destaca un estudio de Mercer publicado este viernes -Los planes de beneficios en el mundo-, detrás de estas políticas está la necesidad de controlar los costes asociados a la mayor esperanza de vida en el mundo.

La tendencia recorre el mundo entero. Japón, Singapur, Australia o Colombia son otros de los 47 países que ya tienen planes implantados, o los preparan, para prolongar la edad de jubilación. En EE UU, la vida laboral se termina a los 67 años para los nacidos después de 1960 y en Noruega, la jubilación legal está fijada entre los 67 y 70 años.

En opinión de Vicente Pérez, socio de Mercer, 'dado el ritmo de envejecimiento de la población y el impacto que esto ocasiona en los gastos públicos, los gobiernos de los países con una edad de jubilación por debajo de los 65 años, particularmente China, se verán obligados a reformar sus políticas de seguridad social en un futuro próximo'.

España no es ajena a este movimiento. Por un lado, ya está entre los países en los que la edad de jubilación legal se encuentra en los 65 años. Por otro, hace dos semanas, el Congreso aprobó la reforma de la ley de Seguridad Social para introducir incentivos a las personas que alarguen su vida laboral más allá de los 65 años. La idea es que por cada año adicional de trabajo y cotización por encima de los 65 años, la pensión se incremente un 2% anual o un 3% si se acreditan más de 40 años cotizados hasta los 70 años.

La población envejece en todo el mundo y los Gobiernos cada vez tienen que hacer frente a mayores prestaciones. La medida más impopular es prolongar la vida laboral, pero no es la única. El otro eje consiste en actuar en los planes de previsión social complementarios.

Según el estudio de Mercer, en Europa aún hay países en los que dichos planes sólo son para directivos. Es el caso de Bélgica, Francia, Finlandia y Luxemburgo. En el resto, hay planes para empleados y para directivos. La excepción es Portugal, donde los programas de jubilación son para todos los empleados. Según Pérez 'En España, en el sector privado, el 78% de los planes de pensiones son de aportación definida por a la necesidad de las compañías de controlar costes y riesgos'. En su opinión, 'los Gobiernos presionan cada vez más a las empresas para que complementen el sistema de la Seguridad Social'.

Por debajo de los 62 años

Dentro de Europa, Italia, Eslovaquia y la República Checa son países con una edad de jubilación baja.

En la República Checa, los hombres se jubilan a los 62 años y las mujeres entre los 57 y los 61, pero se prevé llegar a los 63 años en 2013. En Italia, la edad de jubilación de 57 años ha pasado a 58 y se llegará a los 61 en 2013. En Eslovaquia, los hombres se jubilan a los 61,5 años y a los 60 las mujeres. En Rusia, a los 60 años los hombres y alos 55 las mujeres. En China, la vida laboral se termina a los 60 años para los hombres y entre los 55 y los 50 las mujeres. Una edad muy similar a la de Colombia, 60 años los hombres y 55 las mujeres.