Salida a Bolsa

Tremón baraja redistribuir la OPV por falta de demanda minorista

Hoy finaliza el mandato de compra en el tramo minorista de la OPV del grupo inmobiliario Tremón. Según fuentes del mercado, aún no se ha cubierto totalmente la oferta en este tramo. En este contexto, la compañía baraja ampliar el segmento de OPV destinado a los fondos.

Si finalmente quedan acciones sin colocar en el tramo minorista no será ninguna sorpresa para la compañía. 'Sabíamos cuando decidimos salir a Bolsa que era un momento complicado', aseguran fuentes de la empresa. Tremón contempla la redistribución de acciones en la OPV del tramo minorista al institucional, una posibilidad que ya se especifica en el folleto de salida a Bolsa y que, a la vista de la acogida de la operación en el mercado, no es inverosímil.

De hecho, consciente de que el sector inmobiliario no levanta entusiasmo entre los inversores, la empresa ya optó por comercializar el 80% de las 43,6 millones de acciones entre los grandes inversores y sólo el 19% para los minoristas, para los que se ha fijado un precio máximo de siete euros. El 1% restante se reserva para empleados.

La mayoría de los analistas y brokers del mercado están a la expectativa respecto a una OPV solapada por la operación de Iberdrola Renovables y afectada por el pesimismo sobre el sector inmobiliario. En Gaesco confiesan que no han estudiado a la compañía aunque, a priori, son reacios al sector. Otros tienen una visión más negativa: 'No nos gusta y antes que comprar Tremón preferimos Astroc, que tiene gente importante detrás con capacidad para reflotar la compañía', dijo un analista. En este sentido, fuentes de Tremón aseguran que el recibimiento de la OPV entre distintas family office y grandes inversores es muy buena. Por el momento no ha trascendido ningún nombre de inversores institucionales.

Ayer, algunas informaciones apuntaban que los institucionales estaban presionando para entrar en la compañía en la parte más baja de la horquilla orientativa de precios, de 6,56 euros a los 7,57 euros. La compañía se niega este extremo, aunque asegurara que es normal que los inversores institucionales intenten comprar al precio más bajo posible.

Pero si finalmente no se cubre la oferta, la OPV se cancelará automáticamente, tal y como especifica el folleto, pues la OPV no tiene ninguna entidad aseguradora. Si tiene éxito, Tremón saltará al parqué el 14 de diciembre.

Astroc cae hasta el nivel con el que debutó en Bolsa en 2006

Astroc lleva poco más de un año en Bolsa y, más que un valor, es un icono de la fiebre del ladrillo que afectó a los inversores en 2006 y que se tornaría en pánico hacia el sector inmobiliario en 2007. Astroc debutó a 6,4 euros en mayo, y nueve meses después alcanzó los 72,60 euros. Una revalorización del 1.034%. Pero la subida fulgurante acabó con un descalabro sonado. El 28 de febrero cayó un 17,89% y dos meses después llegó a perder en una sola sesión, un 37,23%. Presa de la volatilidad y de cambios en el control, Astroc no ha cesado de perder valor. Ayer cerró a 5,59 euros. Es decir, sólo 19 céntimos por encima del precio con el que salió a Bolsa en mayo de 2006.