Mercados

Los analistas ven un 2008 alcista para las Bolsas

A menos de un mes para que finalice el año, llega el momento de plantearse la estrategia de inversión de cara a 2008. Las incertidumbres están servidas y, a la espera de conocer el impacto económico de la crisis subprime, abunda un optimismo moderado. Los expertos esperan una ralentización a nivel mundial compatible con otro año de subidas moderadas en las Bolsas.

Si hay una palabra que define bien lo que viene en 2008 es ralentización, tanto para Estados Unidos como para Europa', comentaba ayer Antonio López, director de análisis de Fortis durante la presentación de las perspectivas de la firma.

Uno de los temas que más se repite en los informes de estrategia que empiezan a circular estos días es, precisamente, que 2008 será el año del aterrizaje suave tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Merrill Lynch va incluso más allá y considera que el crecimiento mundial, excluido EE UU, se moderará el próximo año desde el 6% al 5,6%, pese a una desaceleración en EE UU desde el 2,2% hasta el 1,4%.

Los expertos no esperan un aterrizaje brusco en EE UU ni la temida recesión que tanto asustó a los inversores hace sólo unas semanas, aunque reconocen que las restricciones crediticias y la desaceleración inmobiliaria frenarán el crecimiento. Eso sí, la mayoría advierte que los riesgos a la baja para la economía estadounidense son muy patentes, especialmente teniendo en cuenta que los efectos totales de la crisis crediticia aún están por conocerse.

En opinión de UBS la desaceleración económica vendrá acompañada de una ralentización de los beneficios empresariales que implicará crecimientos de un dígito y no de dos como viene ocurriendo en los últimos años. Un entorno que lleva a la firma a predecir subidas bursátiles del entorno del 10% de cara a 2008.

La opinión de Fortis, enfocada a España, va en la misma línea. La firma apuesta por un escenario de desaceleración gradual de la demanda interna que refleje la subida de tipos y un menor crecimiento de la construcción residencial, motivos que le llevan a estimar un crecimiento del PIB del 2,9% frente al 2% para la zona euro.

Este contexto lleva a Fortis a predecir un mercado más volátil en 2008 y crecimientos de beneficios del entorno del 10% para las empresas del Ibex. Un escenario que permite apostar por una valoración del índice de 17.941 puntos atendiendo a los precios objetivos, lo que implica un potencial del 14,1% respecto al cierre de ayer. BPI, utilizando esta misma técnica, obtiene una valoración menos exigente. Calcula que el Ibex puede llegar a los 16.840 puntos, un 7,2% por encima del nivel actual. La firma considera que el sentimiento negativo sobre la desaceleración inmobiliaria seguirá pesando en el corto plazo. En cualquier caso encuentra valores atractivos aunque reconoce que la selección de títulos se impone más que nunca hasta que se conozca el impacto económico de la desaceleración inmobiliaria.

El dilema del BCE ¿Crecimiento a costa de más inflación?

El incremento de las presiones inflacionarias se está convirtiendo en un problema cada día mayor. Buena prueba de ello son los datos del IPC en España que se ha situado en el 4,1%, más del doble del objetivo oficial, que es del 2% para todo el área euro. 'Durante próximos dos o tres años, la inflación batirá sistemáticamente los objetivos de estabilidad de precios. La razón fundamental es que los bancos centrales, en particular el BCE y la Fed están decididos a evitar la recesión económica a toda costa', expuso ayer en Madrid Erwin Deseyn, gestor de Capital at Work. Estos son algunos de los elementos que tendrá que estudiar el BCE.

Tipos de interés. El tipo de interés del BCE está en el 4%. La autoridad monetaria inició en diciembre de 2005 un ciclo restrictivo que tuvo que interrumpir en agosto. 'Los bancos no sólo reclaman más liquidez, también quieren una rebaja de tipos', asegura Deseyn.

Crisis de liquidez. El diferencial al que se prestan dinero los bancos a un mes supera los 80 puntos básicos, un nivel no visto en toda la década.

Materias primas. El precio del petróleo, la materia prima por excelencia, ha subido un 75% desde los mínimos del año.

Puntos a favor y en contra para la Bolsa

Fin de la crisis 'subprime' . Uno de los catalizadores necesarios para que regrese el apetito por el riesgo al mercado es precisamente una mayor visibilidad sobre los problemas que arrastra el sector financiero como consecuencia de la crisis subprime. Conocer las pérdidas con exactitud y el impacto económico son claves.

Recesión en Estados Unidos. Una recesión en Estados Unidos es el principal riesgo para los mercados de cara a 2008. En caso de darse UBS considera que los efectos en el resto en el mundo no pasarán desapercibidos y prevé una menor demanda final que presione los beneficios empresariales a la baja.

Caída de confianza . Riesgos elevados. Cualquier sorpresa negativa en el terreno macroeconómico o en el empresarial podría desatar una revisión a la baja de las estimaciones de beneficio que afectará la confianza de los inversores, algo que incidiría negativamente en la evolución de la Bolsa.

Consumo en peligro . Merrill Lynch considera que el consumidor en EE UU está al borde de sufrir la primera recesión desde 1991 debido a la subida de los precios energéticos, unas peores condiciones laborales, la caída de precios de la vivienda y la restricción crediticia. La firma prevé la recuperación a finales de 2008.

Valoraciones atractivas . Los expertos prevén mercados volátiles en 2008 pero encuentran que hay motivos para el optimismo. Destacan un entorno de crecimiento sin excesiva inflación, resultados sólidos, valoraciones atractivas y posibilidad de nuevas operaciones empresariales pese al endurecimiento crediticio.