La difícil papeleta del Banco Central

Miguel Rodríguez

Preguntado sobre los próximos pasos en política monetaria en la zona euro, el presidente del Banco Central de Austria, Klaus Liebscher, subrayó la semana pasada que los objetivos del Banco Central Europeo y de la Reserva Federal son distintos, por lo que el BCE no debería acoplar su política a la de su homólogo americano. Liebscher dijo estas palabras en Viena, a donde fue invitado para dar una charla en el European Colloquia organizado por Pioneer Investments. El consejero del BCE insistió en que el objetivo de la institución es mantener la estabilidad de los precios y no otro.

Pero ni al BCE ni a los ministros de Finanzas de la UE se les escapa que el crecimiento de la región está en peligro precisamente porque la crisis de crédito que comenzó en EE UU se ha instalado ya en el corazón de Europa. Obtener financiación es hoy más difícil que nunca con un mercado de cédulas en dique seco y un euríbor disparado por la desconfianza de las entidades. Y así lo manifestaron ayer los ministros de finanzas europeos, que admitieron desde Bruselas que el deterioro de las condiciones de crédito puede afectar al crecimiento más de lo estimado. La última previsión de la Comisión Europea cifra en un 2,2% el crecimiento para 2008.

Entretanto, el alza de alimentos y materias primas ha encabritado la inflación, que en noviembre alcanzó el 3% interanual, nada menos que un punto porcentual por encima del objetivo perenne del BCE.

Los mensajes que emanan desde el organismo son de relativa tranquilidad, y tanto Liebscher la semana pasada en Viena como Trichet ayer afirmaron que Europa sobrevivirá a la crisis de crédito.

Pero el BCE tiene ante sí una difícil papeleta, porque es complicado mantener una política monetaria independiente de Estados Unidos cuando la economía se ve contagiada.

El mercado no prevé cambios en los tipos para la reunión de mañana. Lo que suceda después es una incógnita, pero son muchos los que opinan que el ciclo alcista de los tipos europeos ha llegado a su fin.

Normas
Entra en El País para participar