P. Fernández de Santaella

'Esperamos nuevos sustos y altibajos'

Dirige el equipo que se ocupó de financiar a Iberdrola en la adquisición de Scottish Power y avaló las compras de Urbis por Reyal y de Parquesol por San José

Reconoce que muchas cosas ya no van a ser como antes del estallido de la crisis subprime. Como la financiación a manos llenas para los fondos de capital riesgo o para atrevidas adquisiciones más allá del modelo de negocio tradicional, como las protagonizadas el pasado año por las constructoras españolas en la energía. Fernández de Santaella confía en la vuelta a la normalidad el próximo año, aunque asume que 2008 será inevitablemente peor que este año para la banca de inversión.

¿En qué situación se encuentra el mercado de emisiones corporativas ahora que parece que se reaviva la crisis subprime?

Hasta hace dos semanas parecía vislumbrarse el principio del fin, parecía que lo peor había pasado. Pero en los últimos días se ha deshecho el camino andado. Hay una nueva oleada de tirantez en los mercados de capitales, los operadores habían intentado recuperar cierta normalidad pero ahora todo el mundo parece tirar la toalla. Y con el agravante de que los mercados están muy inactivos de aquí a final de año.

¿Es posible que el mercado vuelva a la situación de extrema incertidumbre del mes de agosto?

Habrá más sustos, aunque no como para volver a esa situación. No es descabellado que futuras noticias puedan causar un efecto sísmico en el mercado. La situación se irá resolviendo con altibajos.

¿Y en qué momento podría verse el final del túnel?

Poner fecha es muy complicado. La solución pasa por que haya información precisa sobre el alcance de las subprime y una acción concertada de la Fed y el BCE. Los primeros meses de 2008 van a ser decisivos, el primer trimestre es la base para extrapolar el resto del ejercicio y si 2008 es como la última parte de 2007, los bancos sufriremos una importante caída en los resultados. Las proyecciones para el próximo año exigen un nivel de fe en que las cosas van a cambiar. Y nosotros somos optimistas. Esperamos que 2008 se acerque al tono del mercado del primer semestre de 2007, aunque será difícil repetir los resultados de este año. Hasta julio el tono del mercado fue muy bueno.

¿Qué percepción se tiene ahora de las emisiones de la banca española, dada su exposición al mercado inmobiliario?

La banca española es tremendamente sólida y está muy bien gestionada. No se asocia a España con la crisis subprime, pero vuelve a verse poca demanda en el mercado de capitales. Allied Irish Bank retiró estos días una emisión que ha paralizado los planes que tenían Ahorro y Titulización y Bankinter.

¿Cómo ha compensado Barclays Capital la pérdida de negocio que supuso no participar en operaciones como la de Acciona y Endesa?

Esta es una casa anglosajona, y no se ve con buenos ojos la expansión del sector de la construcción español fuera de su competencia básica, apoyándose en un exceso de liquidez que había en los mercados y ofreciendo como garantía las acciones de lo que compraban. Fue una decisión muy costosa porque dejamos de ganar mucho dinero durante algún tiempo.

¿Y en qué punto se encuentra la financiación de operaciones corporativas?

Hay una indefinición sobre cuál es el precio de los activos. Hoy día es menos claro que antes de verano porque hay menos certeza, con la volatilidad de las Bolsas, de cuáles son los múltiplos que se pueden pagar. El tono general es de una actividad mucho menor. Va a seguir habiendo operaciones corporativas, siempre van a existir. Pero en las circunstancias actuales, son impensables operaciones como la de Acciona y Endesa o ACS e Iberdrola, no hay quien preste financiación en esas condiciones. Ahora no hay dinero para eso.

El pujante negocio de la gestión de riesgos

El incierto panorama bursátil y financiero abre nuevos nichos de mercado para la banca mayorista más allá de las emisiones corporativas y de la financiación de las grandes operaciones. Pedro Fernández de Santaella, responsable de la banca de inversión, mayorista e institucional de Barclays en España y Portugal, apunta la creciente importancia en el negocio de los productos de inversión y de las coberturas de riesgos. Empresarios y grandes fortunas afrontan un escenario de cambios en los tipos de interés, de volatilidad en el mercado de divisas y de un encarecimiento permanente en el precio del petróleo.

'La actividad de Barclays Capital en productos de gestión de riesgos ha crecido alrededor del 65% en este año', señala Fernández de Santaella, que explica este crecimiento no sólo por el aumento de volúmenes sino por el incremento en el número de clientes. 'Está bajando el listón en el perfil de clientes que contratan seguros de cobertura de tipos de interés, petróleo o dólar. Las empresas de menor tamaño cada vez hacen un mayor uso de ello', añade.

El ejecutivo destaca también el aumento de la demanda -en tiempos de turbulencias financieras- de productos de inversión con los que sacar partido a los excedentes de tesorería más allá de la inflación. 'En este terreno estamos creciendo a ritmos del 50%'.