OPV

Sánchez Galán: "Iberdrola Renovables contará con flujos de caja crecientes y sostenibles"

En un entorno de auge de las energías renovables, la filial de Iberdrola sacará a Bolsa un 20% de su capital mediante una OPS con una horquilla de precios orientativos de entre 5,30 y 7 euros por acción y fijará el precio definitivo el próximo 11 de diciembre.

Era uno de los estrenos bursátiles más esperados del año y la cuenta atrás ya ha comenzado. La CNMV aprobó el pasado jueves el folleto de su salida a Bolsa y hoy ha tocado la puesta de largo de la compañía en la Bolsa de Madrid. Su presidente, Ignacio Sánchez Galán, ha destacado que "la expansion geográfica de Iberdrola Renovables ha sido tremendamente selectiva, lo que la ha convertido en una compañía plurinacional que tiene presencia en 19 países".

Por su parte, Xavier Viteri, consejero delegado de la misma, ha asegurado que "después de la salida a Bolsa se espera una deuda neta aproximadamente cero para tener la flexibilidad necesaria para financiar el ambicioso plan de inversiones". Viteri añadió que Iberdrola Renovables presenta unas fortalezas muy destacadas, entre las que se encuentran "la situación de liderazgo, una trayectoria envidiable y unas ventajas competitivas relevantes".

Asimismo, Sánchez Galán ha señalado que Iberdrola Renovables "tiene previsto invertir 3.000 millones de euros hasta 2010 y alcanzar los 13.600 megavatios de potencia instalada" y que "el objetivo es poner en operación 2.000 megavatios al año, que requerirán una inversión de unos 3.000 millones de euros, y alcanzar una potencia instalada de 13.600 megavatios en 2010 frente a los 7.342 megavatios con los cerró los nueve primeros meses de 2007".

En el folleto aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se establece un PER de entre 87,5 y 115,5 basado en los estados financieros consolidados de la compañía, una vez realizada la ampliación de capital. Renovables reconoce en el informe la dificultad de comparación de sus estados financieros tras las últimas compras en Reino Unido (Scottish Power) y Estados Unidos (Energy East).

Iberdrola Renovables fijará su precio objetivo el próximo día 11 de diciembre, para dos días después, el día 13, debutar en el parqué. Además, el día 3 de diciembre quedará fijado el precio máximo mayorista, mientras que los minoristas tendrán que esperar para ello hasta el día 11 de diciembre, cuando además se fijará el precio del tramo español para inversores cualificados.

La eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán valoró a su filial de renovables entre 22.388 y 29.568 millones de euros, lo que equivale a un precio por acción entre 5,30 y 7 euros. Entre los coordinadores globales de la operación se encuentran BBVA, Credit Suisse, JPMorgan, Merrill Lynch y Morgan Stanley.

Según los expertos, la horquilla de precios de Renovables, inicial y no vinculante, es muy amplia. Por ello, les resulta más atractivo el precio medio de la banda, ya que en caso de que el precio de salida se sitúe en la banda alta, la operación resultaría cara, según los analistas.

Entre los riesgos de la operación, en el folleto se mencionan las condiciones meteorológicas, ya que la principal actividad de la compañía es la generación de electricidad a través de fuentes de energía renovables, especialmente el viento. Además, se hace una mención a los cambios en el marco regulatorio de apoyo a las fuentes de energía renovable, tanto nacionales como internacionales, especialmente en la Unión Europea y Estados Unidos, donde la compañía centra su actividad.

Dividendos

Renovables distribuirá a sus accionistas vía dividendos entre un 20% y un 25% de su beneficio neto consolidado atribuible anual. Sin embargo, asegura que no puede garantizar el pago de dividendos o que éstos vayan a aumentar con el paso del tiempo, ya que estarán condicionados a la evolución del negocio, la estrategia de crecimiento y las necesidades de financiación.

Iberdrola destinará el 65% de los títulos de su filial a inversores institucionales internacionales, un 15% a institucionales españoles y el 20% restante a minoristas, incluidos los empleados. De esta forma, la eléctrica pretende dar facilidades a los fondos de inversión dedicados a las energías renovables, que han adquirido un gran protagonismo en los últimos tiempos.