Sentencia

El Tribunal de la UE declara ilegales ayudas públicas a Sniace

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) consideró ayer ilegales las ayudas públicas que recibió la papelera española Sniace entre 1993 y 1998. Las ayudas tenían la forma de acuerdos de reprogramación de las deudas a la Seguridad Social. Fueron denunciadas por el fabricante de celulosa austriaco Lenzing.

En paralelo, el TUE confirmó la legalidad de una ayuda de 22 millones que concedió Austria a Lenzing para construir una nueva fábrica en el estado federado de Burgenland. Esta subvención había sido impugnada por Sniace ante los tribunales comunitarios. Las sentencias confirman dos dictámenes previos del Tribunal de Primera Instancia.

El primero de los casos se remonta a marzo de 1993, cuando Sniace fue declarada en suspensión de pagos por los tribunales españoles. Entre 1993 y 1998, llegó a varios acuerdos de reprogramación de deudas con la Seguridad Social. Estos pactos inicialmente fueron anulados por la CE por considerar que no se ajustaban a las condiciones del mercado.

No obstante, a raíz de la jurisprudencia del TUE, el Ejecutivo comunitario revisó en el 2000 su decisión anterior y concluyó que las medidas no constituían ayudas de Estado incompatibles con el mercado común.

Lenzing, a raíz de esto, solicitó la anulación de este dictamen ante el Tribunal de Primera Instancia. æpermil;ste dictaminó que se trataba de subvenciones ilegales. España recurrió ante el TUE. La sentencia de ayer desestimó el recurso y condena al Gobierno a cargar con las costas judiciales, salvo las de la CE.

En el segundo caso Sniace recurrió ante el Tribunal de Primera Instancia la decisión de la CE de 2000, por la que autorizaba las ayudas de Austria a Lenzing para la construcción de una fábrica.

Tras varios recursos, el TUE desestimó ayer el recurso de la española y confirmó que la sentencia del Tribunal de Primera Instancia estaba bien fundada.