Contabilidad Nacional

El PIB confirma su desaceleración al crecer el 3,8% en el tercer trimestre

La economía española registró un crecimiento interanual del 3,8% en el tercer trimestre, dos décimas menos que entre abril y junio. Según el INE, la moderación del PIB se debe, en gran parte, a la desaceleración del consumo interno. Los datos de contabilidad nacional confirman además ralentización del sector de la construcción, especialmente, de la edificación residencial.

La economía española registró un crecimiento interanual del 3,8% en el tercer trimestre, dos décimas menos que entre abril y junio, según los datos de Contabilidad Nacional difundidos hoy por el Instituto Nacional de Estadística. Así, la economía atenúa suavemente su ritmo de avance por segundo trimestre consecutivo, confirmando que el máximo del ciclo se alcanzó en el primer trimestre de este año. El crecimiento intertrimestral se sitúa en el 0,7%, dos décimas menos que en el trimestre anterior.

Según el INE, aunque la economía española siguió creciendo por encima de la media de la UE de los veintisiete y de la zona euro, su perfil cíclico es "opuesto" al europeo, que repunta suavemente su crecimiento mientras el español se desacelera por segundo trimestre tras de haber tocado techo en el primer trimestre, cuando creció el 4,1%.

La moderación del crecimiento económico fue consecuencia de la desaceleración de la demanda interna, que aportó cinco décimas menos al crecimiento, hasta los 4,4 puntos, si bien este retroceso se compensó parcialmente por una aportación menos negativa del sector exterior, que restó 0,6 puntos al aumento del PIB, frente a los 0,9 del segundo trimestre.

El gasto en consumo final de los hogares desacelera su crecimiento cuatro décimas, hasta el 2,9%. La moderación del gasto se aprecia con más nitidez en los bienes que en los servicios y, dentro de los primeros, en los bienes duraderos, entre los que destaca la venta de vehículos, que cae a una tasa cercana al 3,0%, medio punto más que en el trimestre anterior. Este resultado se inscribe, además, en un contexto en el que la confianza de los consumidores presenta cada vez un saldo más negativo.

La demanda de inversión en capital fijo desacelera un punto su tasa de variación interanual hasta el 5,6%, de forma similar en todos sus productos a escala agregada. Así, por un lado, la inversión en bienes de equipo, aún manteniendo crecimientos a tasas de dos dígitos (11,2%), reduce su ritmo de avance en casi dos puntos, de forma coherente con la evolución de la disponibilidad de este tipo de bienes, así como con los indicadores de entrada de pedidos y cifra de negocios.

Por otro lado, la inversión en construcción ralentiza su crecimiento del 4,6% al 3,8% como resultado del menor dinamismo, tanto de la obra en infraestructuras como, especialmente, de la edificación residencial. En efecto, la inversión en vivienda está perdiendo empuje paulatinamente debido al menor ritmo de iniciación de obras. Así, en este trimestre, el crecimiento de la inversión residencial se ha reducido del 3,7% al 2,9%.

Solbes garantiza el crecimiento del 3,8%

El vicepresidente segundo, Pedro Solbes, consideró hoy que si se mantiene la senda actual de "suave desaceleración" y con un crecimiento más equilibrado de la economía española "iremos en la buena dirección". En declaraciones a los periodistas tras participar en la jornada conmemorativa del veinticinco aniversario del ICEX, Solbes señaló que "esta garantizado" el crecimiento del 3,8% previsto por el Gobierno para este año.

Tras conocer los datos de contabilidad nacional, según los cuales la economía española creció el 3,8% en el tercer trimestre, Solbes valoró la actuación composición del PIB.